Rostros de emoción y alivio eran lo que se podía encontrar al recorrer el recinto cubierto del “Arena” La Pedrera, entre las más de 700 historias que había detrás de cada comerciante del departamento Pedernera que recibía la ayuda solidaria por parte del Gobierno provincial, a través del Plan “San Luis te Cuida”.

Con los cheques recibidos, los comerciantes de Pedernera le hacen frente a la crisis .

Con los cheques recibidos, los comerciantes de Pedernera le hacen frente a la crisis.

“Gracias a esto voy a poder ponerle el piso a mi negocio”, le decía a ANSL Gabriela, la propietaria de Cuyo Autoradio, un negocio que funciona desde el 2005, y mostraba su cheque de $50 mil recibido de manos del gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Roberto Alejandro Ávila tiene una tienda en el barrio ATE II e invertirá en mercadería: “Muchísimas gracias al gobernador porque esta ayuda es muy importante”. Y tiene razón, porque el rubro está en una etapa complicada con el cambio de temporada donde muchos no terminaron de pagar el stock anterior que ya deben salir a buscar indumentaria para la nueva. Por eso Nicolás, que tiene un negocio similar, aseguraba: “El dinero recibido va a servir bastante para estoquearnos para la temporada primavera–verano que se viene, por eso estamos muy contentos”.

Quienes tienen un comercio que abarca varias ramas tienen mayor posibilidad de vender, pero también están obligados al reabastecimiento permanente de todos y cada uno de ellos porque nunca saben cuál es el que mayor beneficio les traerá. Ésa es la historia de Miriam Benítez, del barrio Las Mirandas: posee una regalería, librería, mercería, y además vende también ropa en su local  “Me va a venir muy  bien porque voy a poder enfrentar la última pate del año con un buen remanente de mercadería”, señaló.

El precio de la bolsa de harina se disparó tanto o más que el dólar. “Fue muy complicado mantener los precios con las constantes subas, por eso esta plata va a ayudar y mucho”, contaba con mayor tranquilidad Guillermo, dueño de una fábrica de pastas, ahora más relajado por contar con efectivo para hacer frente a la crisis.

Además de harina, las panaderías consumen mucha luz y gas para sus respectivos hornos. Si lo sabrá Gladys Burgos, a quien este combo de gastos la está complicando mucho. “El sector está pasando un momento crítico; esta ayuda era muy necesaria para seguir adelante, por eso le agradezco al señor gobernador. Fue algo sorprendente porque no esperaba que sucediera tan rápido”, se sinceró.

También sorprendido por la celeridad con que se hicieron las cosas estaba Julio, propietario de un comercio de barrio en Justo Daract. Tiene un kiosco y despensa. “Esto es muy valedero en un momento clave y me servirá para poder afianzarme en el rubro”, comentó esperanzado.

En Juan Llerena, Sebastián quiere agrandar su carnicería: tiene un pequeño autoservicio y según contó, “mi idea es ponerle algo más, ayudar a la gente con los precios, porque ahora con la plata en el bolsillo puedo salir a buscar precios y las mejores ofertas para mi negocio”.

Proyectos, sueños, esperanzas que se renuevan con la mano tendida del Gobierno a un sector que es uno de los pilares de la economía doméstica: los pequeños comerciantes y emprendedores, un engranaje que compone la maquinaria productiva de la provincia, y que sin ellos todo sería mucho más difícil. Por eso Alberto les dijo: “Gracias por dejarse ayudar”.

Nota: Adolfo González.

Fotos: Jésica Flandes.

Video y edición: Martín Micali.