No hay rugir de motores ni la clásica parafernalia de las carreras de automóviles, pero eso no quita que las competencias con autos eléctricos sea una disciplina que crece en adeptos y en público.

Quizás se deba al contenido de defensa del medioambiente que implica el uso de estos vehículos, como también al trabajo casi artesanal que demanda la construcción y mantenimiento de cada unidad. Como sea, la realidad es que cada encuentro donde corren estos vehículos futuristas convoca a una muchedumbre que disfruta de la competencia en un clima familiar, porque se ha ido convirtiendo en una pasión para chicos y grandes.

Uno de las disputas sobre ruedas más importantes celebradas, recientemente, fue la cuarta fecha del Certamen Provincial, en el circuito internacional de Potrero de los Funes, correspondiente al torneo “Carlos Alberto Heinze”, donde la Universidad Provincial de Oficios (UPrO) “Eva Perón”, de Villa Mercedes, logró la cima del podio en las dos finales, a lo que sumó el récord de vuelta con 38 segundos.

Algo que le da un plus muy valioso a esta disciplina es su naturaleza inclusiva, pues participan varones y chicas como pilotos, lo que ya está establecido como consigna en las competencias.

Es que la universidad, además de las capacitaciones en diversos rubros, ha logrado experiencia en la construcción de estos autos experimentales, lo que resulta una práctica muy importante para sus alumnos, que así incursionan en la motorización eléctrica, recurso al que cada vez apuntan con mayor énfasis las empresas automotrices más importantes de la industria.

 

Nota y foto: ANSL.