Producir especies florales, forestales, arbustivas y frutales forma parte del proyecto de recuperación que se encuentra en plena ejecución incluido en el Mega Plan “Sueños Puntanos” anunciado recientemente por el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Mientras se despeja una amplia y pintoresca franja en la costa norte del lago para desarrollar, en una primera etapa, dos de los ocho viveros proyectados en el plan oficial, una máquina especial trabaja sin cesar extrayendo barro del fondo del dique para desembarcarlo, con la múltiple finalidad de usarlo como tierra fértil, fabricar ladrillos y elevar las costas más bajas, y con ello aumentar la cota.

“Lo principal de todo este proyecto radica en el desbarre, porque es algo que todos los puntanos esperamos desde la década del 60, cuando se empezó a hablar de desembancar este dique y ahora se está logrando por primera vez, y queremos aprovechar ese limo que está en el fondo, que posee muchas propiedades, para usarlo más que nada para la producción del vivero”, describió la paisajista puntana Mariela Di Gennaro, corresponsable del proyecto junto a Jorge Mitchell.

El Gobierno provincial llamó a licitación, el jueves pasado, para la construcción de los dos primeros viveros, que utilizarán la tierra que comenzó a extraerse con una draga del fondo del dique.

“Estos que se pondrán en funcionamiento estarán destinados a la producción de especies forestales y arbustivas, mientras que en una segunda etapa se construirán seis viveros más, que serán más específicos en la producción de plantines y frutales”, detalló la profesional durante una recorrida junto a ANSL.

Di Gennaro también adelantó que a las obras de los viveros se le inyectará más ritmo, ya que hay dos empresas interesadas en invertir en dos importantes hoteles con amplios parques que demandarán especies forestales y ornamentales.

Para contar con un espacio de desarrollo de cultivos y la reproducción de las diversas especies vegetales, los viveros se construirán en el entorno natural y estarán ubicados en los lugares de cota más alto del terreno del dique Cruz de Piedra. La inversión asciende a los $15.449.592 y persigue el objetivo de fomentar la producción local de plantas de todo tipo, incentivando la mano de obra local.

El dique Cruz de Piedra también será puesto en valor con la construcción de un camino de circunvalación recreando el Camino Real. Se recuperarán tierras y cota, mientras que esperan un fuerte impacto en el desarrollo de las localidades vecinas.

“Este es un predio que estuvo abandonado durante muchos años. Cuando entramos acá hubo que hacer un raleo y limpieza, con una selección de las especies que estaban”, recordó la paisajista Di Gennaro, y comentó que, “si bien hay un bosque nativo muy interesante, con una variedad que me sorprendió, hay un sector donde abundan las especies exóticas como las coníferas y olmos, que debieron ralearse y extraer los ejemplares secos”.

La profesional adelantó que ahora se agregarán, para ir acompañando este paisaje, algunas especies que serán entre nativas y exóticas, pero no invasoras como los olmos. “Entre las exóticas, abundarán las gramíneas del tipo de los pennisetum bordó”, reveló.

 

Nota, fotos y video: ANSL.