El profesor Gustavo Camuzzi trabaja con niños a partir de los 8 años y tiene la firme intención de conformar antes de fin de año un equipo sub 13 que represente al Campus y compita en la Federación.

El vóley da un salto de calidad en el Campus de la ULP.

El vóley trabaja con la escuela de iniciación y desarrollo deportivo en el Campus Abierto de la Universidad de La Punta.

“El objetivo es atraer la mayor cantidad de chicos para desarrollar el vóley en el Campus. La idea es que se enganchen, que amen este deporte, transmitirles este juego que es hermoso”, contó Gustavo Camuzzi, el profesor de educación física y entrenador de vóley, que está a cargo de la escuela de iniciación deportiva y desarrollo de este deporte del “Arturo Rodríguez Jurado”.

 “Hay una tarea a mediano y otra a largo plazo. En seis meses queremos llegar a jugar con alguna categoría en el vóley federado, en etapa de desarrollo, que va de 13 a 15 años”, sostuvo Gustavo, con la línea de “buscar y desarrollar talentos, que fue lo que planificamos con Juliana Menéndez; por eso, en principio, vamos a buscar deportistas hasta 15 años”.

Sobre la modalidad de entrenamientos, Camuzzi contó: “Hay parámetros de entrenamientos básicos, para mini vóley en formación y luego competencia. En los objetivos que nos hemos planteado, después de llegar con un sub 13 para este año, está sumar un equipo sub 15 y continuar con mini vóley”.

Las edades de los chicos que participan de mini vóley son de 8 a 12 años, divididos en dos grupos; y la etapa competitiva de 13 a 15 años. Los días y horarios son lunes, miércoles y viernes para mini voley, de 15:00 a 20:00; y en etapa de desarrollo, martes y jueves de 18:00 a 21:00.

“La idea de la secretaria del Campus, Juliana Menéndez, es sumar capacitaciones y coordinar cursos fiscalizados por la Federación Provincial”, comentó Camuzzi, “ilusionado con un Campus que tenga representación en vóley, al igual que en el resto de los deportes”.

Vóley en el Campus Abierto de la ULP.

El responsable del vóley en el Campus jugó desde los 15 años, es árbitro nacional y entrenó a la divisiones formativas de Lafinur: “El vóley genera amistades y trabajás desde la punta de los dedos de los pies a la punta de los dedos de las manos, desarrollas un trabajo completo en lo físico y de convivencia en lo grupal”, explicó Gustavo, y pidió a los papás “acercarse al Campus y averiguar, no tener miedo a semejante estructura, sea vóley o cualquier otro deporte, este es un espacio deportivo para que todos lo puedan aprovechar”.

 

Nota y foto: Prensa ULP.