En el centro de alto rendimiento deportivo de la Universidad de La Punta, el profesor Rodrigo Iglesias entrena a los pequeños basquetbolistas, desde los 4 años y hasta los 16.

Campus Abierto ULP: El básquet trabaja desde las bases.

Las escuelas de iniciación y desarrollo deportivo crecen en el Campus Abierto de la Universidad de La Punta.

En básquet, el entrenador es Rodrigo Martín Iglesias: “Estoy muy agradecido por la confianza que me da Juliana Menéndez, que me sumó al equipo de trabajo con la escuelita de básquet”, indicó Iglesias, y explicó que “la idea es sumar a los chicos de toda la provincia, que vengan y aprendan, que primero tomen el gustito por el deporte y luego iremos cumpliendo otras etapas”.

Para ser parte de la escuela de iniciación deportiva en el “Arturo Rodríguez Jurado”, tanto para básquet como para los demás deportes, sólo es necesario un apto físico.

Las actividades de básquetbol están programadas los martes y jueves, de 16:00 a 18:00, para los mini, de 4 hasta 12 años; y lunes, miércoles y viernes, de 15:00 a 17:00, para el grupo de 13 a 16 años.

“El objetivo es que le guste, luego empezamos a medirlos con otros clubs o escuelas de básquet, y el tercer punto es detectar los talentos y sacar jugadores de alto rendimiento desde el Campus”, comentó Rodrigo, quien pone el foco en la integración de cada área del Campus: “Tenemos profesionales capacitados en cada sector, para los más chiquitos la idea es sólo juego, al ser tan pequeños sólo trabajan actividades de fuerza con su peso corporal, y luego se incorporan actividades en el gimnasio”.

Iglesias se entusiasma con el proyecto: “Desde lo personal es algo muy grande, es un reto; con una buena planificación esperamos cumplir los objetivos. Volcar mi experiencia aquí es muy lindo”, sintetizó el profesor y entrenador, quien tiene una fuerte vocación y capacitación en la enseñanza del básquet en etapas formativas.

Mientras hacía picar la “naranja”, Santiago Casas, de 11 años y alumno de la Escuela “Rosenda Quiroga”, de La Punta, llega a entrenar cada martes y jueves desde la ciudad de San Luis.

“Vine porque me invitó un amigo y me sumé acá, al Campus. Es la primera vez en este lugar; es un sueño porque es gigante, tiene todo, nunca imaginé poder jugar en un lugar así”, decía Santi mientras observaba a un lado y a otro, con ojos de admiración: “Me gustaría ser profesional de este deporte. Y le digo a otros chicos que vengan, que la vamos a pasar muy bien. Este es mi deporte favorito”, finalizó y se fue a tirar al aro, mientras el profe Iglesias preparaba el entrenamiento.

Nota y foto: Prensa ULP.