El ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes, y el secretario general de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá, visitaron la firma Tigonbu que se encuentra dentro del campo Huelucan, en la que se producen vacunos, maíz, bioetanol, biogás, burlanda, vinaza, energía eléctrica y térmica. Para el año próximo planean cuadruplicar su producción.

 La empresa Huelucan mostró su proyecto productivo en el sur de la provincia.

La empresa Tigonbu S.A. mostró su proyecto productivo

Con la mirada puesta en la expansión y en profundizar su producción en la provincia, la empresa Huelucan mostró este jueves su proyecto productivo durante la visita que realizaron a la estancia el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes, y el secretario general de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá. Los funcionarios fueron recibidos por Gastón González, propietario del campo -acompañado de su padre Gastón González- en el que producen vacunos, maíz, bioetanol, biogás, burlanda, vinaza, energía eléctrica, energía térmica y fertilizantes.

La estancia, ubicada a 3 kilómetros de Buena Esperanza, posee un feedlot con 4 mil cabezas de ganado y 4 mil hectáreas de siembra de maíz y soja. Además, cuenta con una planta de producción de bioetanol recientemente inaugurada, que desarrollaron para aprovechar los restos de granos de maíz que antes vendían o canjeaban por gluten.

Para usar toda la producción de maíz, con esta planta de bioetanol generan alcohol y aceite. Para cerrar el ciclo, deciden realizar el proyecto de biodigestor que les va a permite disminuir costos de gas que necesitan para producir bioetanol (ahorran de U$S 700.000 anuales), le dan uso al estiércol que produce el feedlot (esto ayuda también al medioambiente) y generan energía eléctrica  que se inyecta al Sistema Interconectado Nacional.

La meta que persiguieron fue realizar una integración total, 360, de toda la producción con un manejo de la economía circular: producción de maíz, bioetanol, aceite de maíz, burlanda, vinaza, feedlot, biogás, energía eléctrica y biofertilizantes que vuelve al campo.

En este campo pusimos una fábrica de bioetanol donde metemos nuestra producción de maíz y sacamos bioetanol y también, como otro subproducto, salen burladan y vinaza. La burlanda es un sólido, que se lo damos de comer a los animales en el feedlot, y la vinaza es un líquido, con un poco de proteínas, que se lo damos como bebida a los animales. Con eso cerramos una vuelta acá porque antes teníamos que mandar el maíz al puerto y comprar la burlanda o gluten en otros lugares y también teníamos que pagar altos costos de flete”, remarcó a ANSL el propietario de Huelucan, Gastón González.

“ Antes esta planta tenía mucho consumo de gas. Entonces decidimos hacer unos biodigestores para producir biogás y así mandar gas a esta planta. En un plan logramos renovar dos y así insertar energía eléctrica a la red y ahí nos cerró mejor el circuito”, añadió.

“A los afluentes del feedlot los metemos adentro de los biodigestores, hacemos biogás y con eso hacemos funcionar unos motores generadores, que es la que vendemos en el mercado mayorista,  y con el calor de los motores lo mandamos hacia esta planta y de ese modo tenemos nos ahorramos el gas. A su vez, todos los desechos de los biodigestores los volcamos al campo como  fertilizantes y así vuelven al circuito”, explicó.

“Hoy tenemos encerrados 4.000 animales en el feedlot, que pronto pasará a contar 16.000 cabezas. Y, actualmente, sembramos 4.000 hectáreas en el terreno de maíz y soja”, subrayó.

En cuanto a la producción integral de su firma, González hizo el balance de todo lo que ofrece su campo. “Acá hacemos energía a partir del maíz. Hacemos bioetanol, biogás, energía térmica y eléctrica aprovechando todo el proceso de maíz. De una semilla de maíz sacamos bioetanol, aceite de maíz, burlanda, vinaza, kilos de novillo, biogás, energía térmica, energía eléctrica y biofertilizantes. Todo, en su proceso natural, vuelve al campo. Así se cierra todo y cuidamos el medioambiente”, remarcó González.

“Tenemos planeado que proyección se incremente. En junio del año que viene directamente trabajarán 50 personas con nosotros e indirectamente 100 más. Desde noviembre del año pasado hay más de 100 personas trabajando en el proceso de construcción. En breve tendremos una expansión de la planta. Siempre apostamos un poco más”, detalló.

“Apuntamos a una integración 360 de la producción a contar con todo el circuito. En el país hay plantas de bioetanol, de biogás y feedlot, pero todas por separado. En cambio, nosotros somos los primeros del país con esta interacción, con el cien por cien de la producción, con todo el circuito completo. Nosotros elegimos San Luis porque acá se da todo. Por ejemplo, para un feedlot es ideal porque no hay muchas enfermedades. Y estamos lejos del puerto y eso es aún mejor para el proyecto. Podemos explotar energía desde acá y todo se da para que se realice en San Luis”, manifestó.

En cuanto al respaldo del Estado, el empresario hizo especial hincapié en los motivos que lo llevaron a elegir San Luis para instalar su campo y producir aquí. “Es muy importante, es fundamental que el Gobierno de la Provincia nos acompañe, para cualquiera de estos proyectos se necesita el apoyo del Estado porque eso hace sinergia, es la forma de hacer crecer a la provincia y al país”, concluyó.

Un lugar ideal para la producción vacuna

Diego Ortiz, responsable de ganadería de Huelucan, explicó que en las hectáreas se trabaja con el ciclo completo de los animales. “Tenemos cría, recría, cabaña y el feeldlot (corrales de engorde) que está integrado a toda la planta”, sostuvo, e indicó que a esta estancia se asocian otros campos en Unión y Batavia.  Sin embargo, todos los trabajos de hacienda (terneros y destete) vienen a Buena Esperaza. “Acá se engordan, se hacen la recría de hembras, nosotros vendemos toros también, inseminamos muchas vaquillonas de quince meses”, describió.

En cuanto al volumen de producción, Ortiz señaló: “Tenemos alrededor de 4 mil animales en la parte vieja que quedará como recría, y la parte nueva son tres bloques de 4 mil, es decir que será 12 mil animales más. En total 16 animales encerrados en el feeldlot. A campo hay entre 5 y 6 mil animales más. En otros campos hay alrededor de 1. 500 y 1. 200 madres”.

Esta empresa se especializa en una raza de ganado vacuno de color marrón rojizo. “Nosotros hacemos al 100 % Angus colorado. Tenemos alrededor de 5 mil vacas madres, hacemos alrededor de 2.500 inseminaciones, siempre con genética Debernardi, hacemos algo nacional y algo importado, semen nacional e importando”, detalló.

Acerca del contexto donde se enclava este emprendimiento, el trabajador destacó:  “Esta zona es excelente tenés buenas alfalfas, pastos naturales, buenos montes para hacer recría, podés hacer agricultura, maíz, te cierra todo, tenés napas, campos de crías dando vueltas muy bueno, estamos en la zona del centro del país, cerca de la autopista. Esta zona ha crecido en los últimos años de forma impresionante, los campos han mejorado mucho con la siembra directa, con la alfalfa”, cerró.

Nota y videos: ANSL.

Fotos: Prensa Medio Ambiente, Campo y Producción / Gentileza: Empresa Huelucan.