Lo expresó el ministro de Gobierno, Justicia y Culto, Eduardo Mones Ruiz, en referencia a las últimas medidas tomadas por Mauricio Macri, entre las que se incluyen la eliminación del Fondo Federal Solidario.

El ministro consideró que, si el año pasado las provincias no hubiesen firmado el Consenso Fiscal, hoy estarían en otras condiciones de pararse frente al Gobierno nacional ya que esta quita será un golpe durísimo a las economías de los municipios. “Lo que Nación está dando son manotazos de ahogado, tratando de sacar plata de donde no hay y haciendo un ajuste salvaje sobre la gente”, consideró.

La eliminación del Fondo Federal Solidario hará que las provincias y municipios pierdan un ingreso de U$S 1.000 millones según se estima y fue una herramienta de intimación utilizada por el Gobierno nacional para lograr que las provincias firmaran el Pacto.

“De alguna manera se cumple mucho de lo que habló el gobernador Alberto Rodríguez Saá en esa exposición en el Senado de la Nación, cuando en Comisión se debatió el Pacto Fiscal previo a su firma. Fue muy complejo el tema para las provincias, quizás si hubieran tenido una posición como la de San Luis hoy podrían estar en una situación distinta desde el punto de vista político, social y económico”, reflexionó Mones Ruiz.

“La firma del pacto fiscal a fines del año pasado fue una clara demostración de lo que significa la mala administración de las finanzas provinciales. Los gobernadores firmaron porque no tienen fondos y fundamentalmente necesitan el aporte nacional para pagar sueldos y sobre todo a fin de año para pagar el aguinaldo, entonces hay una posibilidad de ‘apretarlos’. En San Luis es distinto, a pesar de las críticas que recibimos permanentemente, porque no tenemos deuda, somos la única provincia en el país que no la tiene, ni tampoco déficit”, enfatizó el ministro.