Alrededor de 45 programadores 3.0 se reúnen semanalmente en la Escuela Nº 2 “Puertas del Sol” para compartir sus experiencias en la plataforma y apoyarse mutuamente.

Programadores 3.0 se reúnen para compartir sus experiencias.

La propuesta gubernamental Programadores 3.0 cuenta con alrededor de 20.000 participantes, que comprendieron que el aprendizaje de la Programación es una puerta a un mercado laboral activo, redituable y con gran demanda. Los miles de participantes tienen la posibilidad de interactuar de forma online, de la misma forma en que realizan los ejercicios, en un grupo cerrado de Facebook  donde cuentan con el apoyo de tutores para resolver dudas y consultas.

Pero el entusiasmo y las ganas de sumar más experiencia hizo que, además de la comunidad oficial, surgieran grupos de estudio paralelos tanto en línea como presenciales. En este contexto, Gabriel Aballay, que alcanzó el 100 % de los ejercicios comenzó a ponerse en contacto con otros participantes para reunirse a dialogar sobre los ejercicios y ayudarse mutuamente.

“Hay mucho entusiasmo por la iniciativa y se ve reflejado en este tipo de acciones”, indicó la jefa del Subprograma Creatividad Tecnológica, Natalia Zudaire, y explicó: “Quieren sumar experiencia y se organizan a través de las redes sociales o WhatsApp para estudiar y apoyarse”.

La funcionaria explicó que muchos grupos formaron sus propias comunidades online donde debaten temas de programación y otros optaron por hacer reuniones semanales.

“El proceso de aprendizaje no sólo se da en la plataforma resolviendo ejercicios, la interacción con los pares ayuda a afianzar los conceptos aprendidos y, además, estimula habilidades blandas como el trabajo en equipo y la comunicación”, resaltó Zudaire.

Gabriel Aballay comprendió la importancia de ponerse en contacto con otros programadores: “Soy uno de los primeros que comenzó cuando se lanzó la plataforma, lo termine al 100 % y junto a una de las programadoras solicitamos permiso en la Escuela ‘Puertas del Sol’ para reunirnos con otros programadores en un aula de la escuela, para poder dialogar sobre programación y resolución de problemas”.

“Todo comenzó en un grupo en WhatsApp en el que se trataban temas sobre los capítulos, ahí se propuso buscar un lugar para hacer clases de ayuda grupal. Me encargué de buscar el espacio físico y gracias a los directivos de la escuela tenemos el espacio para juntarnos”, indicó Yanina Paredes, que junto a Aballay organizaron los encuentros.

Alrededor de 45 personas, de entre 18 y 60 años, asisten los miércoles a las 19:00 para apoyarse mutuamente, además de interactuar diariamente a través de las redes sociales.

“Me llegó un mensaje, ingresé a la plataforma, me gustó y seguí haciendo los ejercicios. Acá nos reunimos para mejorar en los ejercicios mientras avanzamos en la plataforma. Al finalizar me gustaría estudiar Analista de Software”, plasmó Norma Suárez, de 23 años.

“Mi función es ayudar, guiar en todo lo posible a este grupo que ven un futuro en la programación”, resaltó Aballay.

 

Nota y foto: Prensa ULP.