Más de 200 estudiantes de 5º y 6º de escuelas públicas de la ciudad capital recibieron este viernes, junto a sus docentes, su Foldscope personal, el instrumento que el Gobierno provincial entrega como parte del Plan Científicos 3.0.

Deslumbrados por sus cualidades y ventajas, pero sobre todo por su fácil uso, alumnos de cuatro escuelas escucharon en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo al inventor de este microscopio de papel: Jim Cybulski, un científico de la Universidad de Stanford que se encuentra en San Luis y que -junto con las ministras de Ciencia y Tecnología y de Educación, Alicia Bañuelos y Natalia Spinuzza- explica a la comunidad educativa el alcance de este beneficio que otorga la Provincia.

“Nuestro objetivo en San Luis es llevar a cabo un programa que sea un modelo para el resto del mundo”, explicó el investigador al referirse al Plan Científicos 3.0 lanzado por el Gobierno provincial, que propone acercar la ciencia de un modo más directo, entretenido y divertido.

Cybulski recordó que pasó su infancia en una zona rural y que su pasión por la ciencia lo llevó a desarrollar de grande esta herramienta de bajo costo que revolucionó a la comunidad científica y fue presentada en sociedad hace tan sólo dos meses, tras dos años de trabajo.

Los chicos que recibieron su microscopio de papel personal son de las escuelas “Albert Einstein”, “Madre Teresa de Calcuta”, del Centro Educativo Nº 3 “Eva Perón”, Escuela Nº 66 “Monseñor Tibiletti”, de los barrios CGT y 9 de Julio.

Sorprendieron al científico con curiosas preguntas, por ejemplo si tenía pensado inventar dispositivos similares para observar el cosmos: “No lo tenía en cuenta, pero me acaban de dar una excelente idea; aunque estamos trabajando en otras herramientas económicas, como una centrífuga para separar químicos, un microscopio más complejo para uso médico y otro que utiliza electrones en lugar de luz”.

Nítidas imágenes de elementos observados proyectadas en una pantalla, como bacterias, pulgas, distintos tipos de polen y sangre de rana, dispararon más preguntas de los alumnos, en especial por el uso del celular que, a las 140 veces que aumenta un objeto el microscopio de papel, el teléfono los amplía 1.500 veces más, y que a su vez permite compartirla en el sitio web http://microcosmos.foldscope.com/ que su empresa posee con más de medio millón de adherentes.

“Queremos acercarles la ciencia a sus vidas diarias y que se diviertan teniéndola al alcance de la mano, y a su vez generar oportunidades de supervisión con médicos que los pueden ayudar a observar cosas que por uno mismo es más difícil”, explicó el inventor.

En los próximos días, el Ministerio de Ciencia y Tecnología informará el cronograma de entrega de microscopios de papel para el resto de los alumnos de San Luis.