El científico de la Universidad de Stanford ofreció este jueves en la Universidad de La Punta una disertación para docentes de distintas escuelas, en donde presentó las cualidades y ventajas del foldscape, un microscopio de papel que el Gobierno de San Luis entregará a cada alumno, profesor y maestro del sistema educativo provincial, formando parte del Plan Científicos 3.0.

Jim Cybulski: “Queremos traer la ciencia a la vida diaria y para hacer eso posible tiene que ser divertido”.

Jim Cybulski: “Queremos traer la ciencia a la vida diaria y para hacer eso posible tiene que ser divertido”.

Cientos de docentes se reunieron, este jueves a las 15:00, en el SUM del Pabellón Rojo de la Universidad de La Punta (ULP). Allí disertó, por primera vez en San Luis, Jim Cybulski, científico de la Universidad de Stanford y coinventor de los microscopios de papel, quien estuvo acompañado por la rectora de la ULP, Alicia Bañuelos.

“Una de las grandes oportunidades que tenemos es impactar a la educación con la ciencia”, inició el investigador, quien también cuestionó: “Cuando yo era niño, muchas de las clases que tuve fueron para aprender ciencia y no para hacer ciencia. El énfasis no estaba en experimentar ni pensar”.

El especialista contó que “hay un millón de niños, de familias que ganan 2,5 dólares al mes, que estudian en condiciones muy simples. Al ver esto, nos impresionó y decidimos tomar en serio esta idea de que las herramientas para la educación y la ciencia deben ser a bajo costo”, y agregó: “Nuestro objetivo es alcanzar a cada uno y todas las áreas, y nuestra visión es llegar a cada persona en todo el mundo y ofrecerles herramientas para la ciencia”.

“Muchas veces, las personas piensan que la ciencia es algo duro o aburrido. Así que proponemos tener talleres alrededor de la idea de divertirse. Los estudiantes pueden armar la herramienta por ellos mismos. Hacemos que trabajen en grupo y le incorporamos arte, que dibujen y lo miren en el microscopio. Y esto resultó muy efectivo”, dijo Cybulski, y añadió: “Para los estudiantes que a veces no tienen interés en la escuela, que son tímidos o que desde sus experiencias anteriores les enseñaron a que no se expresaran, esta fue una oportunidad muy significativa para que ellos pudieran expresarse y hacer sus propios proyectos”.

“Parte de este proceso es inspirar a los alumnos y también crearles una red de apoyo”, acotó.

Los foldscope o microscopios de papel son hechos con papel a prueba de agua y un vidrio con un foco de tres micrones, y según su inventor, “con esta resolución se puede ver una célula de una bacteria”. El elemento viene en un kit para que el alumno y el docente lo armen. “Están preparados para el aula y funcionan muy bien para los estudiantes porque son muy fáciles de transportar”, comentó Cybulski.

Según informó, se vendieron hasta el momento más de medio millón de microscopios en más de 130 países, especialmente en Europa y en los Estados Unidos.

Al tener tanta cantidad de usuarios, el experto señaló que se presenta una gran oportunidad: conectar a toda la comunidad. Para ello, la empresa inventora posee un sitio web: http://microcosmos.foldscope.com/. “Cada microscopio viene con un código de identificación único. Con esto, nosotros sabemos que las imágenes que se suben a la página son de un foldscope y no de otro elemento. Los invito a todos a que visiten la página. Es un lugar excelente para ver todas las cosas que se pueden hacer con los foldscope, encontrar ideas de cómo generar nuevos proyectos y una forma divertida para conectarse con gente experta en los distintos campos”, señaló Cybulski.

“Queremos traer la ciencia todos los días, a la vida diaria, no sólo a las clases, que no sea una cosa dura o aburrida, y para hacer eso posible tiene que ser divertido”, enfatizó el inventor.

Por último, el investigador sugirió la idea de hacer clubes de foldscope, como en los Estados Unidos, donde los alumnos pueden contactarse con expertos. “Nuestro sitio web también facilita eso”, concluyó.

Luego se dio un espacio para que los docentes pregunten y opinen sobre la presentación del experto.

La rectora de la Universidad de La Punta, Alicia Bañuelos, al finalizar la charla, contó que el Gobierno de San Luis compró “varios kits para los docentes y los foldscope para los alumnos”.

“Esto tiene un uso específico para la educación, pero también en la medicina”, adelantó Bañuelos, quien explicó que el Ministerio de Ciencia y Tecnología junto con al personal de Salud trabajarán en las zonas rurales con los microscopios para detectar parásitos que puedan afectar a la población, especialmente a los niños.

La rectora anunció que este viernes Jim Cybulski se reunirá con alumnos de toda la provincia, mientras que el lunes hará lo propio con profesionales de Salud.

Por último, la titular de la casa de altos estudios señaló que “los foldscope que hemos comprado están en el puerto de Buenos Aires. Teníamos la esperanza que llegarán hoy, pero supongo que estarán en San Luis la semana que viene”, y añadió: “La Autopista de la Información recorre todas las escuelas de los parajes. Vamos a llevarles a los niños que están en 1º grado la tableta y a reparar las máquinas de los niños. Vamos a recorrer todos los parajes. De la periferia al centro, como dice el gobernador, y vamos a entregarle a cada escuela el kit correspondiente: un foldscope para el docente y para cada uno de los alumnos”.

Testimonios

Emilio Ahumada, de la Escuela Generativa “Semillas” de La Punta, expresó: “Me pareció muy interesante. Gracias a la propuesta de la ULP nos podemos reunir con los creadores de este proyecto, y que esté más cerca de los chicos de la escuela es fantástico”.

El profesor rural, Franco Quevedo, de la escuela del paraje Los Ramblones, comentó: “La verdad me pareció muy fascinante, novedoso y muy útil sobre todo para los alumnos”.

Nota: Pablo Lucero.

Fotos: Jesica Flandes.

Video: Guillermo Ramón.

Edición: Guillermo Ramón y Juan Moyano.