Abuelas de Plaza de Mayo, asociación que preside Carlotto, fue nuevamente nominada al Premio Nobel de la Paz. Esta nominación es un reconocimiento a sus más de 40 años en defensa de valores fundamentales para el ser humano, políticas que promueve el Estado de San Luis.

En sus gestiones de Gobierno, Alberto Rodríguez Saá promovió y promueve políticas de igualdad y justicia social. Algunas de ellas, como el Corredor Humanitario y la decisión de acoger personas que huyen de la guerra en búsqueda de un futuro mejor fueron distinguidas por la Pontificia Academia de Ciencias, dependiente de El Vaticano como así también por la Organización de las Naciones Unidas.

En este sentido, la directora del Centro de Información de la ONU para Argentina y Uruguay, Tamar Hahn, visitó la provincia y se interiorizó también sobre otra acción del Ejecutivo provincial: la creación de escuelas generativas, un modelo único en el país que busca innovar para que los chicos aprendan de una manera más activa y acorde a los tiempos actuales.

“Me resultaron de enorme interés las escuelas generativas como el Corredor Humanitario para los refugiados sirios, ya que ambas ejemplifican los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU de manera concreta, creativa y solidaria”, expresó Hahn en una carta enviada al mandatario puntano.

“Corazón Victoria” fue la primera generativa en abrir sus puertas en la provincia y educa a chicos de San Luis y también a los niños sirios. Este miércoles, en coincidencia con la visita de Carlotto, tres nenas sirias, llegadas hace pocos días, se sumaron a la matrícula de la escuela en una muestra más de la solidaridad, inclusión y defensa de los derechos humanos por parte del Estado provincial.