Lo dijo el intendente de San Pablo sobre los anuncios del gobernador Alberto Rodríguez Saá, del megaplan de obras públicas.

San Pablo está cerca de Tilisarao y del río Concarán. El molino harinero y la siembra de ajo o papa fueron las fuentes laborales de sus primeros pobladores. La capilla, ubicada frente a la plaza, data del siglo XIX, por lo que está declarada como patrimonio histórico-cultural. El techo tenía paja y el piso, madera. En los primeros tiempos, los fieles asistían con faroles para espantar a las palomas y los murciélagos que se refugiaban en el templo.

A pesar de que la mano de obra ya no es artesanal, debido al crecimiento industrial, el pueblo respira su pasado. Ahora, con las obras proyectadas en el Plan Sueños Puntanos, esta localidad tiene la oportunidad de conservar y defender su memoria.

Este martes a la tarde, el intendente señaló que Rodríguez Saá “está cumpliendo su promesa de construir desde la periferia hacia centro”. Y destacó el cuidado del medio ambiente proyectado en las obras públicas para San Pablo.