Durante una reunión con la plana mayor, el gobernador Alberto Rodríguez Saá le reiteró a la división la importancia “de capacitarse para desempeñarse mejor en una provincia que cada día crece más turísticamente”.

Algunos de los conceptos que planteó el gobernador en la reunión fueron: “La Policía Turística tiene que aparecer. Seguramente habrá que armar protocolos, las formas. San Luis es una plaza turística, que no es fácil serlo. Una plaza turística significa que todos los fines de semana los hoteles estén trabajando, y cuando vienen los períodos de vacaciones, estallan y colapsan de gente. Cuando uno se convierte en plaza turística es maravilloso, porque el turismo crece. No se sabe cómo ni por qué, pero todos los años aumenta un 5 ó 7%. Y crece mucho más cuando nosotros les damos el respeto que se merecen los ciudadanos de San Luis y el turista”.

Además indicó que “el turista en cualquier parte del mundo viene con una partecita de miedo, porque va a un lugar que no conoce. Por ahí comete alguna imprudencia, pero que en la mayoría de los casos del turismo, se hace por no conocer. Ahí hay que actuar con respeto, cariño, darse cuenta de que esa situación puede pasar”.

En relación al desarrollo de grandes eventos, Rodríguez Saá profundizó en las situaciones que pueden suceder y cómo se debería actuar en dichas ocasiones. “Cuando organizamos los grandes eventos de la provincia, es mejor que esté la Policía Turística porque causa una excelente impresión al que viene, ver a un policía con un uniforme distinto, que está preocupado por que se le respete el ticket, que se le ubique bien, que sepa que si una mujer olvidó su cartera, se la podemos alcanzar o la estamos guardando o cuidando. Son detalles. Si habla el turista habla un idioma que no se conoce, hay que buscarle la vuelta para que alguien traduzca. Si alguien no sabe el idioma, y nadie se lo sabe traducir, buscar a alguien que le haga la traducción y enterarnos de qué es lo que quiere. Saber dónde están los hospitales. Si sucede algo, tener la celeridad para solucionarle el problema. Y tener previstos los casos que puedan sucederle a la persona. Si, por ejemplo, a alguien se le perdió el dinero, saber qué se debe hacer en esos casos. No digo que se le va a reemplazar el dinero, porque van a aparecer muchos vivos, pero sí saber cómo solucionar los problemas hasta que se aclare la situación. Es muy importante”.

“Entonces, en vez de crecer un 5 ó 7%, vamos a crecer un 10 ó 15%. Hay nuevos lugares turísticos y un plan turístico de la provincia, y sobre esto es bueno que la Policía Turística esté informada y se entere. Por ejemplo, Villa Mercedes se está convirtiendo en plaza turística por ‘La Pedrera’. Entonces el turista viene, la pasa bomba, la pasa bien y quiere volver. Viene, se pone de novio y quiere volver. Viene, le va bien en el evento, le da buenos recuerdos y quiere volver e invita a sus amigos. Desparrama alegría”, continuó.

“Los nuevos eventos generan que el turista esté un día más. Por ejemplo, viene a Merlo y quiere ir a Mercedes, aunque no la conozca. Organiza el viaje. Para la provincia es un día más que estuvo y un día más hacen que esto sea espectacular. Por eso, hagamos la Policía Turística, démosle otro uniforme, hagan capacitaciones para manejarse como en el mundo, y así dar buenas señales”, finalizó.