Este domingo se llevó a cabo un importante procedimiento en Villa Mercedes, como respuesta al reclamo de la comunidad y para ayudar a controlar el negligente transitar de un importante número de motociclistas por las principales calles, burlando normas de tránsito, en especial semáforos, poniendo en riesgo su integridad y la de terceros.

Este domingo, la Policía implementó un procedimiento para controlar el tránsito en Villa Mercedes.

Este domingo, la Policía implementó un procedimiento para controlar el tránsito en Villa Mercedes.

Tanto los domingos como sábados y feriados, se volvió un desagradable clásico oír el tronar de escapes libres, como preludio al paso de decenas de motos de diversas cilindradas conducidas por jóvenes, la mayoría sin casco protector. Incluso el ruidoso “malón”, como se le ha dado en llamar, improvisa picadas en las avenidas e invaden plazas y paseos públicos.

La situación tuvo un revés este domingo, cuando desde las 20:00 se implementó un procedimiento policial sorpresivo en 14 puntos simultáneos de la ciudad, “correspondiente cada uno de ellos a las comisarías y destacamentos del ejido urbano, que reforzaron su personal para esta ocasión y siguieron una planificación dispuesta por la Unidad Regional II de la Policía de la Provincia”, explicó el comisario Gabriel Molina, a cargo del turno dominical.

“El operativo se llevó a cabo, entre las 20:00 y las 00:30, en 14 puntos simultáneos, escogidos estratégicamente a fin de evitar la masividad y alta velocidad de motos, por lo que se buscó regular la velocidad, controlar las medidas de seguridad y, principalmente, apuntar a la educación vial”, detalló el policía.

“Se recargó 57 efectivos de franco, de servicio, y se brindó logística con 14 vehículos oficiales. Se identificaron a 357 personas, 330 motos y 105 automóviles, labrándose un total de 137 infracciones y procediéndose al secuestro de 53 motos. Además se demoraron a 4 personas mayores de edad y a 2 menores de edad imputables (16 y 17 años), uno de ellos femenino. Los motivos de estas medidas fueron portación de arma blanca, supuesta autoría del robo de la moto que conducía uno de ellos y los demás, por intentar eludir los controles y carecer de la documentación de los vehículos en que transitaban”, agregó.

Rápidamente, en las redes sociales hubo comentarios a favor de la iniciativa, de la que participaron todas las reparticiones de la jefatura local, con el apoyo de los organismos municipales de control e inspecciones. Sucede que el tránsito vehicular en Villa Mercedes ha ido tornándose en una problemática de Estado, a tal punto que se creó un consejo de Seguridad Vial.

El sistema público de salud detalló que los numerosos accidentes registrados en los últimos meses han llegado a colapsar en más de una ocasión los servicios de Guardia y de Terapia Intensiva del Policlínico Regional “Juan Domingo Perón”.

A modo de reflexión, el comisario Molina, que además es licenciado en trabajo social, sostuvo que “esta situación obedece a una cuestión cultural, donde la familia tiene una especial injerencia. Se ha tornado común que, en lugar de sugerirles a los jóvenes que usen cascos, que respeten las normas viales y tengan en cuenta la velocidad a la que transiten, los adultos se limiten a avisarles a sus hijos, hermanos o amigos dónde hay un operativo de tránsito para evitar ser multados o que les secuestren la moto”.

Por parte de la Unidad Regional II se confirmó que estos procedimientos seguirán realizándose como ocurrió el domingo, tanto los fines de semana como algunos días hábiles.

Nota y fotos: ANSL.