Durante dos jornadas -martes 19 y viernes 22 de junio- la cartera medioambiental capacitó a internos del penal de La Botija en construcción de viveros y huertas orgánicas, separación de residuos y forestación, entre otras temáticas.

Charla inclusiva para los internos del complejo penitenciario.

Más de 200 kilómetros separan a la capital puntana del complejo penitenciario “Pampa de las Salinas”, ubicado en La Botija. Pero la distancia no impidió acercar herramientas de inclusión y formación con una mirada ambiental, tarea que estuvo a cargo del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

“Es una actividad muy productiva que genera integración y concientización. Son temas novedosos para ellos y, conociéndolos, los noto muy interesados en las charlas. Esto es muy importante porque el día de mañana, cuando se vayan de aquí, valorarán el medio ambiente donde viven y que le dejarán a sus hijos”, reflexionó José Vélez, subjefe del Complejo Penitenciario 2.

Quien vio en estas charlas una oportunidad de crecimiento para los internos fue José Pérez, responsable de Intendencia del complejo, quien se contactó con el Ministerio para solicitar estas capacitaciones. “Esta actividad es enriquecedora para ellos y para nosotros. Son experiencias que darán sus frutos en el futuro de los internos. Estamos orgullosos”, manifestó.

Los internos recibieron su certificado de finalización del curso.

“Estas charlas nos ayudan a crecer como personas”

Marcelo Quevedo (33), es uno de los internos que recibió las capacitaciones. El joven compartió su experiencia luego del encuentro del viernes. “Lo de hoy fue muy lindo porque nos enseñaron a plantar y cuidar los frutales, algo que nos sirve mucho para nuestra ‘labor-terapia’ en el complejo. También lo del reciclado. Nos hemos acordado tarde de esto, pero es bueno para saber la importancia de separar los residuos y enseñarle a nuestros hijos. Agradecemos al Ministerio que hayan venido a enseñarnos. Estas charlas nos ayudan a crecer como personas”.

Otro de los internos que participó de las charlas ambientales fue Miguel Eduardo Nievas (38), quien agradeció la oportunidad de aprender sobre las diferentes temáticas. “La iniciativa está muy buena porque además de aprender sobre cosas nuevas y que nos sirven para lo que hacemos acá, también nos sacan del encierro”, reflexionó.

Y concluyó: “Cuando hacemos este tipo de actividades valoramos mucho la libertad. Agradecemos a la gente del Gobierno de parte de todos los internos por acercarse a brindarnos estas charlas, al igual que a los agentes penitenciarios que pensaron esto para nosotros. Es algo que ellos piensan para nuestra formación y crecimiento y que nosotros después le enseñaremos a nuestros hijos”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.