Personal del Subprograma Control de Producciones Primarias detectó que la mercadería, proveniente de Río Cuarto, se encontraba 15 grados por encima de lo reglamentario. El operativo se realizó en el puesto de control de Quines.

El Gobierno de San Luis trabaja permanentemente en controles de rutina en cada uno de los ingresos a la provincia. El objetivo es certificar la calidad de los alimentos que circulan en las rutas sanluiseñas, así como fiscalizar la documentación de los transportes en los distintos puestos.

Este martes, personal del Subprograma Control de Producciones Primarias decomisó más de 200 kg de pescado. La retención de la mercadería se produjo debido a que el transporte la trasladaba 15 grados por encima de la temperatura reglamentaria.

“Se labraron las actas correspondientes y se procedió a la desnaturalización de la mercadería con gasoil. Este proceso se realiza porque el pescado en esas condiciones no se puede consumir, ya que que resulta peligroso para la salud de las personas”, informaron desde el Subprograma.