Funciones y cálculos son algunos de los problemas que enfrentaron los 86 estudiantes de San Luis y 60 de Villa Mercedes este martes a la mañana, en el Salón Blanco. También reflexionaron sobre cómo aplicar la programación a la vida cotidiana.

Alumnos del secundario se capacitaron sobre programación.

Al final de la charla, además de programación, los alumnos plantearon dificultades relacionadas con el día a día. Principalmente abordaron el error. Uno de los profesores, Franco Bulgarelli, ingeniero en sistemas y docente, lo vivió y vive en su propia experiencia. “Yo iba a hacer otra carrera, ingeniería en electrónica y, justamente porque trabajé de eso, me di cuenta que no era lo que más me gustaba, y así fue como llegué a la informática. Llegué por un error”, expresó tras la capacitación donde animó a los jóvenes a probar una y otra vez.

“Hay una diferencia entre dar algo que no anda y algo que está en permanente mejora. Nosotros, cuando lanzamos algo, puede tener errores, pero no es un producto de mala calidad, lo que pasa es que siempre estamos mejorando”, aclaró quien también es director de la plataforma digital Mumuki.

Sobre este viraje hacia horizontes colaborativos, Bulgarelli reflexionó: “La idea original en la industria del desarrollo de software era más perfeccionista; es decir, no se hace nada hasta que esté terminado. Si bien hubo experiencias positivas, también hubo muchas negativas y finalmente terminamos abrazando el error, la falla, el cambio”.

El objetivo de Mumuki coincide con el Ministerio de Ciencia y Tecnología. “Que San Luis sea otro polo tecnológico más, que tenga programadores no sólo en cantidad sino de calidad”, indicó el capacitador.

Franco Bulgarelli es director de la plataforma digital Mumuki.

En el encuentro también participó Rubén Minond, empresario de Voolkia, con 33 años en el rubro informática. Minond pidió a los estudiantes formarse también en otros aspectos aparte de la lógica. “Para trabajar es fundamental la inteligencia emocional, que está compuesta por la inteligencia intrapersonal, que significa cuidarte y hacer ejercicio, por ejemplo; y la interpersonal que es necesaria para relacionarse y trabajar en equipo”, dijo.

Con calcular no alcanza. “La inteligencia emocional es la mejor para desarrollarte en una empresa, pero en el mundo empresarial la inteligencia emocional es baja. En Argentina tenemos mucho talento lógico. A mí me gustaría que la inteligencia emocional se cultive en las escuelas”, señaló.

Luego de la charla, algunos de los estudiantes compartieron sus impresiones.

“Esto nos inspira para nuestro futuro”, dijo Gabriel, de la Escuela Nº 51.

“Me genera gran interés, me parece muy importante que hayan lanzado esta plataforma porque me aclaró un montón de dudas”, apuntó Bianca, del Instituto “Aleluya”.

A las 15:00, las consultas sobre programación serán para la primaria.

Nota, fotos y video: ANSL.