Música, juegos para grandes y chicos, sorteos para las familias y un sinnúmero de atractivos hicieron del evento un lugar de encuentro para vecinos, instituciones y comercios de uno de los barrios más populosos de la ciudad.

El epicentro de los festejos fue en el predio ubicado en Ernst y Cazorla, frente a la comisaría, donde un escenario por el que desfilaron los artistas locales presidió la cita, mientras que su alrededor estuvo poblado por puestos gastronómicos, stands de artesanos y una gira permanente de vecinos, que con su participación demostraron el sentido de pertenencia de la urbanización.

Si bien la jornada anunciaba probables lluvias, lo cierto es que tanto la tarde como la noche se presentaron propicias para disfrutar al aire libre. De tal modo, La Ribera con sus habitantes festejaron este cumpleaños hasta pasada la medianoche.

Nota: ANSL.

Fotos: Gentileza Chiche Herrera.