El defensor de Juventud que debutó en el Federal “A” tuvo una gran actuación en el partido ante Gimnasia de Mendoza por 2 a 1, que le permitió al equipo puntano pelear por el primer ascenso al Nacional “B”. “Esperé mucho este momento. Estoy feliz”. 

Humilde, tranquilo y con una gran personalidad, el jugador de las inferiores de Juventud, Eber Garro, se ganó un lugar en el equipo profesional y es una nueva opción para Pedro Dechat, tanto por derecha como por izquierda, en defensa. “Venía esperando esta oportunidad, por suerte se dio y estoy muy feliz por eso”, dijo el joven defensor de 20 años, en el inicio de la charla con ANSL.

A los 4 años, Eber comenzó a jugar al fútbol y de a poco fue ganando terreno en las diferentes categorías; sabía que en algún momento iba a tener la chance en el club que lo vio crecer. El defensor jugó el Federal “C” con CAI en el 2016 y durante el 2017 tuvo la chance de disputar, en Taipei con el seleccionado argentino, los Juegos Olímpicos Universitarios.

Hoy, Eber tiene un futuro más que prometedor en el fútbol. Tuvo su debut en el Federal “A” ante Estudiantes de Río Cuarto como lateral derecho por el octogonal final, y siete días más tarde y ante su público, en San Luis, fue una de las figuras en el triunfo de Juventud ante Gimnasia por 2 a 1, que le significó la clasificación al “Auriazul” jugar por el ascenso al Nacional “B”. En esta oportunidad, Garro marcó el lateral izquierdo. “Me sentí cómodo en las dos posiciones. El lateral derecho es mi posición habitual. De lateral izquierdo jugué en la local, conozco la posición, pero juego con perfil cambiado”, contó entre risas.

En esta última etapa, varios jugadores de las inferiores tuvieron la posibilidad de formar parte del plantel superior de Juventud y debutar en la tercera categoría del fútbol argentino: Julián Giménez, Agustín Alcaraz, Nicolás Pereyra y Kevin Arévalo. “Es algo muy lindo para mí y para todos mis compañeros, que nos den la chance de estar en un plantel de primera. Estamos a la altura y preparados para aprovechar las oportunidades que nos den”, explicó, y agradeció al entrenador de la primera local, Fabio Giménez, por todos los consejos y enseñanzas que le brindó.

El jugador estudia la carrera de contador público en la Universidad Católica y se define como “un chico que con metas a cumplir y objetivos claros”. Además Eber se considera “muy familiero”, y sin dudas que el acompañamiento de su familia es muy importante en éste y en todos los momentos. “Todo se los debo a ellos porque siempre están, y es una hermosa satisfacción para mí que ellos estén contentos por todo esto”, indicó.

En la actualidad, Juventud se prepara para jugar el pentagonal final por un ascenso al Nacional “B”. Pero sin dudas uno de los logros más importantes de la institución es promover jugadores de las inferiores y darles rodaje a nivel nacional.