Es Premio Houssay a la Trayectoria Científica 2017 y tiene una destacada trayectoria académica. Este jueves disertará en la Casa del Poeta sobre el rol de la mujer en la ciencia, invitada por la Universidad Nacional de los Comechingones.

Catalina Wainerman: “Yo cumplí el sueño de la piba”.

Catalina Wainerman: “Yo cumplí el sueño de la piba”.

La doctora en Sociología, Catalina Wainerman, visitará Villa de Merlo invitada por la Universidad Nacional de los Comechingones, que conduce la rectora Agustina Rodríguez Saá. “Yo cumplí el sueño de la piba”, dijo la científica sobre su trayectoria, antes de llegar a la ciudad serrana.

Wainerman es Premio Houssay a la Trayectoria Científica 2017 y “personalidad destacada de las Ciencias Sociales” por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2015.

Este jueves 22 de marzo, disertará en la charla abierta: “El rol de la mujer en la ciencia”, organizada por la UNLC. La actividad, que se realizará en conmemoración del Día Internacional de la Mujer que fue el 8 de marzo, se desarrollará en el auditorio de la Casa del Poeta Antonio Esteban Agüero desde las 19:00, con entrada libre y gratuita.

También disertarán Mariana Colotta, decana de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad del Salvador, y María Clelia Guiñazú, directora general de Relaciones Institucionales y Cooperación Internacional de la UNLC.

“Llevar adelante un trabajo en ciencia u otro trabajo y articularlo con la vida familiar y doméstica no es fácil para ninguna mujer, cualquiera sea el tipo de actividad que se haga en el mercado”, dijo Wainerman este lunes, en una entrevista con Radio Alternativa, de Merlo.

La principal disertante de la charla del jueves es doctora en Sociología de la Cornell University y licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires. Hasta el 28 de febrero, fue por 15 años directora del Doctorado en Educación de la Universidad de San Andrés, en donde hoy es docente y dirige tesis de doctorado y de maestría.

También, fue investigadora principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), miembro del Consejo Asesor Externo sobre Igualdad de Género en el Desarrollo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) e investigadora asociada del Centro de Investigaciones Sociales del Instituto “Torcuato Di Tella”.

 

El lugar de la mujer en la sociedad

La socióloga dijo que “en algún momento se decidió que las mujeres nos ocupemos de las cuestiones domésticas y familiares, y que los varones se ocupen de la provisión económica del hogar. Hasta que llegó un momento –que en el caso de la Argentina fue a partir de los ‘60 o ’70 muy levemente y más aceleradamente desde los 80- en que empezaron a haber muchas más mujeres en el mercado de trabajo y asumimos lo que se llama el doble rol junto con las actividades de la casa”.

“Ahora que hay más mujeres en el mercado de trabajo, no hay más varones que estén en el ‘mercado doméstico’”, aclaró.

Wainerman dijo que “el ser mujer y el ser varón está impregnado, definido, decidido, más allá de la cuestión biológica, por la cultura. ¿Quién ha dicho que una mujer no es buena para las matemáticas pero sí para lavar, planchar, coser y atender la salud de los padres, los hijos y los suegros? Es puramente cultural”.

Sin embargo, la profesional consideró que hoy las mujeres empezaron a ocupar, aunque todavía no en un nivel de paridad con los hombres, “cargos públicos de alta jerarquía”. “Si una mira desde 50 años atrás, el camino recorrido y ganado en la posibilidad de ascensos en las jerarquías laborales de las mujeres ha sido impresionante”, celebró.

“Tengo una anécdota de un viaje de hace 18 años a uno de los países en el que las oportunidades para ambos géneros es más igualitaria. Fui a un congreso sobre problemas de población y género en Oslo, Noruega. Al cierre de esa actividad vino la ministra de Familia de ese país y contó que cuando fue elegida para el cargo, los amigos de su marido lo llamaron por teléfono para acompañarlo en el pésame. Esto para mí es paradigmático, porque se trata de Noruega”, compartió Wainerman.

 

La mujer en la universidad

“En Argentina, desde los ’80 las mujeres han superado a los varones en matrícula –en las universidades-. Si vamos a cada carrera, siguen habiendo diferencias importantes entre las ciencias exactas, en las que hay más varones, y las ciencias sociales y las humanidades, en donde encontramos paridad en algunos casos y mayor cantidad de mujeres en otros,  como en psicología, literatura o lingüística”, detalló la doctora en Sociología.

Pero aclaró que en términos globales, también desde los 80 “son un poco más las mujeres que terminan sus carreras universitarias que los varones”.

Además, aseguró que “cada vez se forman más parejas y familias en las que las mujeres tienen educación terciaria o universitaria completa y sus cónyuges no”. “Esto quiere decir: diferencia de poder”, cerró Catalina Wainerman.

 

 

Nota y foto: Prensa UNLC.