Claudio Galasso, el prestigioso licenciado en educación física, está integrado hace cuatro años a las actividades docentes de la ULP.

Para Galasso -quien fue entrenador de Los Pumas en 1993 y preparador físico de David Nalbandian durante 7 años, en los que el cordobés fue destacado en el tenis mundial- la Tecnicatura en Deporte es lo que “muchos hubiéramos querido hacer en su momento, si hubiera existido” y la define como “una salida laboral en una carrera de dos años”.

“Antes la orientación era sólo hacia la educación, yo hice la carrera de educación física no para ejercerla, la hice para trabajar en deporte. Hoy tenemos esta opción, primero desde la formación direccionada en el ámbito de la salud y, después, el ejercicio para mejorar la calidad del deporte. Esto no es exclusivamente estudiar, implica una formación profesional que pasa por procesos, desde una instrucción básica con ciencias que soportan el desarrollo del ser humano; segundo, la capacitación, que debe saber utilizarse como herramienta de trabajo; y tercero, la formación profesional, para que los alumnos salgan con seguridad y puedan trabajar con quienes, desde el ejercicio, busquen un cambio, sentirse mejor”.

Hace 30 años que está inmerso en el mundo del deporte y la educación física, puntualmente en el rugby al trabajar en GEBA (Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires); además, fue entrenador de la Selección Argentina de Squash entre 1994 y 1995; y aportó su trabajo para que, en 2016, la puertorriqueña Mónica Puig alcanzara la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río y logre la primera presea dorada de la historia para Puerto Rico.

Pese a su prestigioso recorrido como entrenador, Galasso se siente “más cercano a la docencia”.

“Soy más docente que preparador físico, aunque preparación física y docencia tienen elementos de conexión. Cuando hacés preparación física también hacés docencia al enseñar, y a la inversa corrigiendo ejercicios. Te metes en el plan de la persona, en cómo hacerlo sentir bien, más fuerte, y todo esto se estudia en la Tecnicatura de Deporte”.

Sobre la evolución de la preparación física, Claudio sostiene: “Cambió el enfoque, antes era general. Veías un deportista entrenar y no te dabas cuenta qué deporte hacía. Hoy lo ves entrenando y te das cuenta el deporte que practica. Antes era pensar en músculos y hoy son acciones; antes dorsales y hombros, hoy importa que se mueva rápido con la articulaciones. Enseñamos lo que se hacía antes y demostramos que ahora es funcional, precisión en velocidad. Antes, el tenis y el fútbol, por citar ejemplos, eran lentos, ahora se juega a alta velocidad. Y las reglas también cambiaron para hacer juegos más vistoso, siempre en alta velocidad”.

El Campus y San Luis

“Conozco varios lugares deportivos del mundo y este Campus de la ULP te da una posibilidad de trabajo inmensa. Acá no veo restricciones, cualquier selección puede venir y hacer su preparación. Las instalaciones están preparadas para reservar grandes oportunidades”, indica Galasso.

En cuanto a San Luis, Claudio no deja de sorprenderse: “Año a año noto un crecimiento sostenido en todos los sentidos, desde lo social, las escuelas, la seguridad y la salud; son cosas en las que se nota que hubo inversión, atención y política sostenida en el crecimiento, para que la gente se sienta bien. Veo que son cada vez más los que eligen San Luis y vienen a buscar seguridad y educación, con posibilidades de crecimiento. Se nota que la gente está bien; y, si mejora socialmente, mejora en lo cultural, que es lo que permitirá que tengamos mejores generaciones”.

 

 

Nota y fotos: Prensa Campus ULP.