La jefa del Área Urbana Infraestructura Escolar, Gabriela Richmond, explicó que las reparaciones realizadas durante el verano permitirán comenzar las clases con todos los servicios funcionando.

“Los más de 550 establecimientos educativos de San Luis han sido relevados, y salvando las que ameritan una obra de mayor envergadura, los demás están en condiciones de recibir a los chicos”, aseguró la funcionaria.

Richmond recordó que desde el Programa Infraestructura Escolar, dependiente del Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura, se organizó un plan de verano para otorgarles a los edificios escolares la cobertura básica en servicios de electricidad, iluminación, agua y cloacas.

También se relevaron todas las escuelas, desde el paraje más pequeño hasta el instituto más grande, para programar actividades de mantenimiento durante todo el año.

En materia de refacciones, señaló que son muchas las escuelas que presentan maltratos en paredes y sucesos vandálicos: “Uno de los edificios que ha tenido mucha tarea de mejoras es la escuela Belgrano de calle Pringles y Sucre, donde se continúa trabajando y no afectaría el normal desarrollo de las clases”.

La funcionaria también destacó que en el interior es donde se ha trabajado intensamente, especialmente en los parajes más remotos, al tiempo que aclaró que para la calefacción en las escuelas realizarán otro relevamiento en abril para estar preparados cuando llegue el invierno.