Hoy recibieron las herramientas de trabajo y se sumaron a los 1.700 que ya trabajan desde la semana pasada en la capital provincial. “Estamos muy contentos y agradecidos porque es una buena oportunidad para los que no teníamos trabajo”, dijo una de las beneficiarias.

Tal como sucedió a comienzos de la semana pasada, este martes se sumaron otros 1.200 beneficiarios del Plan Solidario a los trabajos en el Río San Luis. Las tareas consisten en desmalezado y embellecimiento del lugar, que se convertirá en un parque con quinchos, asadores, juegos y servicios para las familias puntanas. Además, construirán bajadas para que las personas discapacitadas puedan llegar al río, y pircas para generar cascadas y mayor fluidez del agua.

El ministro de Desarrollo Social, Sergio Tamayo, se mostró conforme porque los trabajadores “tienen buena predisposición y llegaron antes del horario pactado”. “Queremos que se sientan parte de este proyecto. Muchos se han quedado sin su trabajo en la parte privada y están muy agradecidos porque en la provincia tenemos este plan social”, agregó el ministro.

Con respecto a las personas que por algún motivo no se presentaron a la convocatoria, Tamayo explicó que están en contacto permanente con los trabajadores y que volverán a ser llamados o reubicados.

Algunos de los beneficiarios dialogaron con Agencia de Noticias San Luis y reconocieron estar “muy contentos y agradecidos porque es una buena oportunidad para los que no teníamos trabajo. Algunas somos madres solteras, tenemos que hacernos cargo de una familia y esto nos ayuda mucho”.

Los trabajadores desarrollarán sus tareas durante cuatro horas por día. El grupo que se incorporó hoy tendrá a su cargo el tramo que va desde calle Riobamba hasta Terrazas del Portezuelo.