En total fueron 16 alumnos, entre primaria y secundaria, quienes egresan; pero son dos los que se gradúan de la primera escuela generativa de San Luis.

El acto de colación fue en el polideportivo, ubicado en la esquina de avenida Lafinur y Ayacucho, donde funciona la escuela. La ministra de Educación, Natalia Spinuzza, acompañó el acto y entregó junto a otras autoridades medallas y diplomas a los egresados.

Paulina Calderón, jefa del Programa Innovación Educativa, quien tiene a cargo las escuelas generativas, manifestó: “Hoy es un día importante para la Provincia de San Luis, porque se renueva el compromiso y la oportunidad que el gobernador Alberto Rodríguez Saá nos encomendara para profundizar el desafío de las escuelas generativas como un espacio que apuesta por la inclusión, la innovación y la garantía del derecho a la educación para todos los jóvenes y niños de nuestra provincia”.

Los alumnos que terminan sus estudios secundarios contaron sus experiencias. Ivo Giraudo dijo: “Estoy muy contento. Se terminó la secundaria y ahora viene una etapa nueva de responsabilidades. Estoy emocionado por afrontar este nuevo camino. Voy a empezar a estudiar marketing o administración de empresas y seguir con el fútbol, que es por lo que vine a San Luis”, y agregó: “El trato que tuvieron con nosotros en la escuela no lo tuve en ningún otro colegio. Las distancias entre alumnos y profesores se acortan, y eso no pasa seguido.  Me voy contento de ser parte de esta escuela”.

La ministra de Educación con los primeros egresados de la Escuela Generativa "Corazón Victoria".

La ministra de Educación con los primeros egresados de la Escuela Generativa “Corazón Victoria”.

El otro egresado, Franco Selleres, contó que tenía muchas ganas de terminar: “Termino feliz, pero también un poco triste porque se acaba una etapa muy linda. Yo voy a estudiar Tecnicatura en Gestión de Empresas Agropecuarias y seguir con el fútbol. Quiero agradecer porque fue la primera escuela que nos abrió sus puertas. Al principio llegamos con un poco de incertidumbre, pero de a poco todo se fue desarrollando bien y enseguida nos hicimos parte de la escuela”.

La directora de la escuela, Mabel Domínguez, manifestó: “Estoy agradecida por todo el esfuerzo que han hecho los chicos, por haberse acoplado a este proyecto pensado para el siglo XXI. Ivo y Franco se adecuaron muy bien a la escuela. Aquí los chicos trabajan colaborativamente. Los chiquitos aprenden de los grandes y los profes también de los alumnos. Poder encarar la educación desde todas sus miradas es un objetivo de ‘Corazón Victoria’”.

De esta manera, las escuelas generativas demuestran que en nuestra provincia es una realidad la educación innovadora, participativa y adaptada a los tiempos que corren, con la mirada puesta en el futuro para trabajar en la calidad educativa de los chicos de San Luis.

 

Nota, foto y video: Prensa Ministerio de Educación.