Ante una multitud, el “Albiverde” venció al Deportivo Riestra por 3 a 2 y salió de la zona de descenso. De esta manera, Estudiantes cerró el año con triunfo ante su gente. 

En un renovado “Coliseo”, con mejoras en vestuarios, baños y puntos de ingreso, con 6 cabinas, 2 palcos, alambrado olímpico y para-pelotas nuevos, Estudiantes se presentó en el último partido del año de la Primera “B” Nacional, ante el Deportivo Riestra.

La lluvia no impidió que los hinchas “Albiverdes” desplegaran los “trapos” sobre la popular sur, ni que en la platea los simpatizantes se agolparan para disfrutar del regreso del equipo al histórico estadio ubicado en Aristóbulo del Valle y Estado de Israel.

Las tribunas, plateas y el resto de las instalaciones lucen, impecables, los colores verdes y blancos característicos de Estudiantes. El verde césped, húmedo debido a la persistente lluvia caída durante casi toda la mañana, se mostró en perfectas condiciones.

Un cartel en el ingreso a la platea principal, de fachada totalmente remodelada, reza: “El Coliseo te espera”. Y esa espera terminó, porque el plantel que conduce ahora Gerardo Gómez saltó a la cancha en busca del triunfo que lo aleje de la zona roja del descenso. Humo verde y serpentinas blancas completaron una gran escenografía en el recibimiento del del elenco puntano.

Hace unas semanas, el mismo DT había declarado: “Vamos a apelar a mística de Estudiantes”, y eso dio resultado en el inicio mismo del encuentro. El “Albiverde” se paró lejos de su arco y salió con velocidad por las bandas. Federico Freire, Gabriel Chironi e Israel Rodán armaban sociedades en el mitad del campo y esto generaba espacios en la última línea del Deportivo Riestra.

A los 11 llegó la apertura del marcador. Una gran jugada se armó por la banda izquierda entre Federico Freire y Gastón Ada, la pelota derivó para Freire que llegó al fondo, envió un centro al punto del penal y Matías Conti sólo tuvo que empujar la pelota para marcar el primer gol del partido.

Estudiantes jugaba mejor, era vertical y maneja los tiempos del partido. Roldán se ponía el traje de conductor, algo que al elenco puntano le había faltado en el torneo y los dirigidos por Gerardo Gómez ganaban bien.

El partido era intenso. A los 20 llegó el segundo de Estudiantes. Roldán armó una gran jugada por el centro, remató y Carlos Moral dio un rebote largo que fue capitalizado por Ada, que definió ajustado contra el palo izquierdo.

El “Albiverde” ganaba bien, pero dos desinteligencias en la última línea provocó una remontada inesperada para los de Riestra. Primero Daniel Silvani ganó en las alturas para poner el 2 a 1, a los 22 minutos y tres minutos más tarde apareció Agustín Bochi para poner el empate. 2 a 2.

El empate golpeó a Estudiantes, que nunca volvió a ser el mismo. Es más, la visita se pudo poner en ventaja con un mano a mano de Oscar Velasco, que mandó el remate por encima del travesaño.

El “Albiverde” no pudo volver al partido y careció de los circuitos de juego que había generado en los primeros 18 minutos de juego.

En la segunda parte, Estudiantes salió con todo en busca del gol de la victoria. A los 7 se lo perdió Ada con un cabezazo que se fue lejos del palo derecho de Morel. El local no bajó la intensidad y, a los 9, Nicolás Fernández puso 3 a 2 con un verdadero golazo. El “3” remató desde 25 metros y la pelota se metió por encima del arquero de Riestra, que nada pudo hacer.

Nuevamente en ventaja, Estudiantes manejó la pelota con más tranquilidad en el sector medio y tuvo alguna chance más de aumentar diferencias. Cuello tuvo el cuarto pero falló en la definición y en la en una contra Sanchez tuvo el empate para el rival.

En los últimos minutos del juego, el local se metió demasiado atrás y el visitante fue en busca de empate, pero Estudiantes lo aguantó y se quedó con una victoria importantísima para salir de la zona del descenso.