A través de Agua para mi Tierra y del Plan de Fomento Productivo Rural, el Gobierno de San Luis dibujó sonrisas en los pequeños y medianos productores del paraje ubicado en el departamento Ayacucho.

Fundamental para el desarrollo de una multiplicidad de producciones, el acceso al agua se convierte en un bien vital para las familias rurales. Para atender este tipo de necesidades en los sectores más alejados de los centros urbanos, el Gobierno de San Luis lleva adelante el Plan Agua para mi Tierra, una propuesta que el jueves llegó a 12 pequeños y medianos productores de Las Chimbas.

“La falta de agua provocaba que la producción caprina abarque casi la totalidad de esta zona. Es por ello que, conectados al acueducto Nogolí y con el agua en sus establecimientos, ahora las familias podrán diversificar su producción e incursionar en nuevas actividades”, explicó el jefe del Área Arraigo Rural, Miguel Rodríguez.

Para incentivarlos en tales fines, además de las correspondientes conexiones al acueducto, el Ejecutivo benefició a las familias con kits del Plan de Fomento Productivo Rural. “La mayoría de las familias solicitó kits de ponedoras, de forraje y de producción frutícola, cosas que no podían hacer cuando no tenían agua”, continuó el funcionario.

Además de a los productores, a la Escuela Nº 425 “Modesto González” también se la conectó al acueducto Nogolí, es por ello que en la institución educativa se construyó una huerta. “El espacio va a servir para que los chicos la trabajen y puedan replicar en sus casas lo que aprendieron en el colegio”, finalizó Rodríguez.

Los kits también llegaron a La Botija

A la par de las entregas para los productores de Las Chimbas, 15 familias de La Botija recibieron sus kits de fomento, entre los que se encuentran kits de ponedoras, de vivienda (materiales para reparación y acondicionamiento habitacional) y para almacenamiento de agua (tanques y bombas extractoras).

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.