Luisa Ortega lo acusa de “cometer crímenes de asesinato, torturas, encarcelación, así como un ataque generalizado contra la población civil”.

La ex fiscal general venezolana, Luisa Ortega, quien fuera colaboradora de Hugo Chávez, luego perseguida y finalmente destituida de forma ilegal por la Asamblea Nacional Constituyente antes de huir al exilio, acudió a la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya para solicitar una orden de detención contra el primer mandatario. Lo culpa de ser el principal responsable de asesinatos, torturas, encarcelamiento y “un ataque sistemático contra la población civil”.

“Deben pagar por el hambre y la miseria a la que han sometido al pueblo de Venezuela”, expresó Ortega tras presentar ante la CPI más de mil elementos probatorios, entre los que incluye reconocimientos psiquiátricos, inspecciones técnicas y entrevistas. La antigua jefa del Ministerio Público denunció también a los cuatro oficiales más poderosos de la cúpula militar revolucionaria: el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa y comandante de la Misión Abastecimiento; Néstor Reverol, ministro de Interior y Justicia; Gustavo González, director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SeBIn); y Antonio Benavides, actual jefe del Gobierno del Distrito Capital y comandante de la Guardia Nacional durante la ola represiva de este año. Para todos ellos también solicitó su captura.

Las cuentas de la fiscal causan asombro: entre 2015 y 2017 se contabilizan 8.920 muertes a manos de funcionarios militares y policiales que cumplían instrucciones del alto gobierno, incluidas las polémicas Operaciones Libertad del Pueblo (OLP), denunciadas antes por los organismos de derechos humanos. En las autopsias se evidencian “disparos de arriba hacia abajo, lo que significa que estaban probablemente de rodillas”, detalló la fiscal que recorre el mundo para denunciar las violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

El informe incluye denuncias de ejecuciones, 17 mil detenciones arbitrarias y cientos de torturas. Ortega confesó que su presencia en La Haya se debe a que en Venezuela es imposible conseguir justicia.

También mirando a La Haya, se reunió ayer en tercera ronda de sesiones la Organización de Estados Americanos (OEA). La organización panamericana pretende determinar si la situación venezolana también merece ser remitida a la CPI.

 

Fuente y foto: Diario El Mundo.