El ejemplar se recupera desde febrero en el Centro de Conservación de Vida Silvestre de La Florida, luego de permanecer una década en un zoológico de Mendoza. Este viernes volverá a su hábitat natural en la Reserva Natural de Ñacuñán.

Un águila coronada adulta, que permaneció por más de una década en cautiverio dentro de un zoológico de San Rafael, Mendoza, vuelve a su entorno natural luego de rehabilitarse en el Centro de Conservación de Vida Silvestre de La Florida. La liberación será en la Reserva Natural de Ñacuñán, situada en el departamento mendocino de Santa Rosa.

“Con el cierre del zoológico, el ejemplar fue trasladado a un campo de la Fundación Cullunche y, luego, en octubre de 2016, se lo derivó al Ecoparque de Buenos Aires”, explicaron desde el Subprograma Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

En febrero de 2017, en el marco del convenio entre la cartera medioambiental y el Programa de Conservación y Rescate de Aves Rapaces para la creación del Centro Regional para Águilas Coronadas en Tránsito en La Florida, se la trasladó al Centro de Conservación de Vida Silvestre para que realice ejercicios de entrenamiento, musculación y mejorar el vuelo.

“El espacio donde se rehabilitó es un recinto cerrado de importantes dimensiones, que permite la realización de vuelos cortos en un ambiente natural con rocas, árboles, arbustos y perchas naturales y artificiales”, detallaron desde el organismo provincial.

Finalmente, informaron que ya evaluada su evolución y compensación de vuelo, el águila coronada se encuentra en condiciones de volver a su hábitat natural. “Se liberará en la Reserva de Ñacuñan, ya que es el lugar de donde proviene”, concluyeron.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.