A través del Subprograma Control de Producciones Primarias, el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción trabaja en el control de vehículos que transportan alimentos para comercializar en la localidad sede de los festejos estudiantiles.

Las carnes y lácteos son los productos más controlados, ya que deben garantizar que no se pierda la cadena de frío.

En el marco de la celebración por el Día del Estudiante, el Gobierno trabaja en el control de los alimentos que ingresan a El Trapiche para su venta. “Verificamos la calidad de la mercadería, tanto en el ingreso como en los comercios de la zona”, informó el jefe del Subprograma Control de Producciones Primarias, Luis Giménez, dependiente de la cartera productiva.

Desde el 15 de septiembre, personal del Ministerio se encuentra en la localidad controlando el ingreso de los vehículos que transportan alimentos para su comercialización. “Siempre participamos en estas convocatorias. Si bien antes ayudábamos a la Policía también en la búsqueda de alcohol, este año la modalidad es diferente”, agregó el funcionario, y añadió: “Estamos parando a aquellos vehículos que creemos pueden llevar alimentos para vender, no a quienes transportan mercadería para autoconsumo. Si bien hasta el momento no hemos incautado nada, se han hecho algunas observaciones”.

El Giménez recordó que, en años anteriores, al detectarse mercadería que no era transportada en buenas condiciones se los hacía regresar: “Ahora estamos educando a los transportistas. Les decimos cómo deben trasladar los alimentos y cómo debe ir organizada la mercadería”, completó.

Las carnes y lácteos son los productos más controlados, ya que deben garantizar que no se pierda la cadena de frío: “Si una caja de hamburguesas debe mantenerse a menos de 18 grados, no se puede transportar a 4 grados, porque pierde el frío. En ese caso, sí procedemos al decomiso”, ejemplificó el funcionario.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.