Fue establecido el 13 de setiembre por el Congreso de Bibliotecarios reunidos en Santiago del Estero en 1942 y fue instituido a nivel nacional en 1954, mediante la sanción del Decreto Nº 17.650/54, en homenaje a los bibliotecarios de todo el país.

Gladys Mabel Sánchez, integrante del staff de Cultura, es bibliotecaria escolar y nacional.

Gladys Mabel Sánchez, integrante del staff de Cultura, es bibliotecaria escolar y nacional.

Este día se corresponde con la edición de la Gaceta de Buenos Aires, del 13 de septiembre de 1810, en la que apareció un artículo titulado Educación, escrito por Mariano Moreno, donde informaba sobre la creación por la Junta de Mayo de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, hoy Biblioteca Nacional y de los nombramientos del doctor Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez, quienes fueron los primeros bibliotecarios oficiales de la nueva era del país.

Gladys Mabel Sánchez, integrante del staff de Cultura, es bibliotecaria escolar y nacional. Durante una entrevista, expresó que estudió en la provincia de San Juan, realizó capacitaciones en distintas partes del país, con temáticas sobre procesos técnicos, y participó además de congresos y seminarios sobre sobre bibliotecología.

Sánchez dijo: “Comencé a trabajar en las bibliotecas populares y también me desempeñé en el Sistema Provincial de Bibliotecas, tarea que culminó en el 2004, siempre he estado ligada a la parte bibliotecológica y es una tarea que me gusta mucho, creo que es una actividad dinámica, no es estática, todavía hay mucho por hacer”.

 

Más de 50 mil ejemplares

Gladys, quien estuvo hasta diciembre de 2016 desempeñándose como bibliotecaria en la Biblioteca Provincial “Juan Crisóstomo Lafinur”, donde se ha realizado un trabajo de catalogación y ordenamiento de libros de diferentes temáticas, además de la hemeroteca que también está disponible para todos los puntanos.

 

Invitación a toda la comunidad

El Programa Cultura invita a toda la comunidad a acercarse a la Biblioteca Provincial “Juan C. Lafinur” (Ayacucho, a metros de Colón), para disfrutar de la lectura de un libro, no sólo por estudio sino también por placer de leer.

En uno de los tantos ensayos del prestigioso filósofo y pensador español, José Ortega y Gasset, encontramos la siguiente expresión: “A mi juicio la misión del bibliotecario habrá de ser, no como hasta aquí, la simple administración de la cosa libro, sino el ajuste (la puesta a punto) de la función vital que es el libro”.

 

Nota y foto: Prensa Programa Cultura.