Se trata de la prueba de polarización fluorescente, utilizada para el diagnóstico rápido de brucelosis bovina, caprina y porcina. Esto se traduce en alimentos sanos para la comunidad y un incremento productivo para los productores rurales.

El Gobierno de San Luis, a través del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, continúa los trabajos para asegurar la sanidad de sus majadas y, de esta manera, brindar un servicio de calidad a todos los productores de la provincia.

En esta oportunidad, el Laboratorio del Campo incorporó la Prueba de Polarización Fluorescente (FPA) para el diagnóstico rápido de brucelosis bovina, caprina y porcina. “Una de las ventajas de este método es el tiempo de ejecución, ya que no precisa de las 48 hs de incubación requeridas en las pruebas clásicas (lenta en tubo y del 2- ME)”, explicaron desde la cartera productiva.

Otro de los beneficios del FPA es que permitirá obtener menos resultados sospechosos o positivos débiles, determinados por la pruebas clásicas, en establecimientos saneados o libres (naturalmente o no), que causan problemas a la hora de determinar el status individual o del rodeo.

Hay que recordar que, como cualquiera de los otros métodos, su resultado positivo/negativo no tiene un 100 % de certeza. De hecho, no supera a otras pruebas no utilizadas actualmente en laboratorios de diagnóstico por costos o complejidad (CELISA para bovinos, IELISA para caprinos o Fijación de Complemento, respectivamente).

Otra limitante es el costo unitario. Los controles usados hacen que la cantidad de reactivo utilizado de 1 a 4/5 muestras sean casi las mismas cantidades y que el costo se reduce para mayor cantidad de muestras. “Dependerá del criterio del veterinario de campo, en conjunto con el productor, considerar el FPA o las pruebas clásicas según cada situación. Un ejemplo, casi indiscutible, es la necesidad de mover animales a la mayor brevedad posible”, señalaron desde la cartera provincial.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.