La localidad celebró con un desfile gauchesco, almuerzo, música y charlas literarias. María Kodama, madrina del Museo de la Poesía, elogió a la provincia.

Recordaron los diez años de la repatriación de los restos de Juan Crisóstomo Lafinur a La Carolina.

Recordaron los diez años de la repatriación de los restos de Juan Crisóstomo Lafinur a La Carolina.

“El museo me parece increíble y habla maravillosamente bien de lo que son ustedes interiormente y de lo que han logrado”, consideró Kodama durante el festejo de este domingo.

Más de 150 gauchos, entre montados y ballets, se congregaron frente a la tumba del prócer puntano al mediodía. Las agrupaciones y academias provenientes de Alto Pencoso, El Trapiche, Naschel, Río Grande, Valle de Pancanta, La Florida, Toro Negro, El Arenal y La Carolina rindieron homenaje a quien desde 2007, luego de 183 años, descansa en su tierra natal.

Tras el himno, en una carpa dispuesta para la celebración, alrededor de 500 personas festejaron el décimo aniversario con almuerzo y folclore. Asistieron además el secretario general de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá (h), funcionarios, legisladores e intendentes.

El acto principal fue, a las 15:00, en el museo ubicado al pie del cerro Tomolasta. El historiador e interventor de Renca, José Villegas, se refirió a su libro “El señor de las ideas”, publicado en 2008. “Fue un desafío enorme, estuvimos muchos años investigando y trabajando acerca de Lafinur y nuestro gobernador en aquel momento me dijo ‘hay que desafiar’”, señaló.

Villegas puntualizó que sobre tres temas no se hablaba antes de la publicación de esta biografía: la injusta expulsión del Colegio Monserrat en Córdoba, la creación de una sociedad secreta, y la expulsión del cabildo de Mendoza.

“Alberto Rodríguez Saá en Córdoba exige a las autoridades del Colegio Monserrat una reivindicación de Lafinur y se cumple con la colocación de una placa en este museo”, recordó Villegas, quien fue el primer director del museo.

“En 2010 hace lo mismo con la Legislatura de Mendoza. En el diario de sesiones existe la reivindicación y el pedido de perdón a los puntanos por haberlo amenazado de muerte”, indicó sobre quien fue el primer filósofo del país, según el diccionario de Ferrater Mora.

Villegas leyó el epílogo donde describe al prodigio de La Carolina que nació el 27 de enero de 1797 y murió a los 27 años, el 13 de agosto de 1824. “Es el puntano de la vida efímera, pero de la gloria eterna”, subrayó.

Luego, María Kodama, viuda del Jorge Luis Borges, junto al escritor y jefe del Subprograma San Luis Libro, Pedro Bazán, dialogaron sobre el parentesco entre el autor de “El Aleph” y su tío bisabuelo, Lafinur.

El cálido recorrido comenzó con la primera lección de estética que la traductora y profesora de literatura recibió de su padre japonés, Yosaburo Kodama, quien le explicó que la belleza estaba representada en la escultura de la Victoria de Samocracia. “Me dijo que yo tenía que observar en esos pliegues cómo el artista había atrapado la brisa del mar para siempre. Esa era la belleza”, destacó María.

La charla orbitó sobre otro pilar universal: la libertad. “Significa dialogar, exponer las ideas”, consideró.

Bazán recordó cuando Borges en “Nueva refutación del tiempo” destaca al educador, poeta, soldado, músico, periodista, abogado y exiliado puntano.

“Borges admiraba a Lafinur porque era una persona que se adelantaba a su tiempo y tenía ideas muy claras sobre la formación de la juventud y el país”, agregó Kodama, que repasó cómo el autor de “Ficciones” admiraba la rebeldía y la convicción de su tío bisabuelo.

“Lafinur participa activamente en el país por construir, y Borges ayuda a que no se pierda la memoria de Lafinur, porque no es lo mismo que te rescate Borges a que te rescate otro autor”, expuso Bazán.
La presidenta de la Fundación Internacional en honor a su marido también recordó cuando el escritor le pidió conocer La Carolina donde estuvo su antepasado.

“A todos mis amigos les digo que tienen que estar orgullosísimo de San Luis porque es otro país”, expresó.

“La invito a que responda si es un juego de tiempo o mero azar regido por un destino superior que hombres tan profundos y pensantes, como Lafinur y Borges, se encuentren en algún punto y se encuentren siempre”, sugirió Bazán, a lo que Kodama detalló cuando Borges le hablaba sobre la posibilidad de reencarnar.

“Él decía que posiblemente nosotros veníamos de muchas vidas anteriores y que volveríamos a encontrarnos pero que prometiéramos eso. Yo se lo prometía, pero le decía ‘tengo que ser muy clara yo en la próxima vida científica’. Él cerraba los ojos desesperado y decía: ‘no me diga eso por favor yo en la próxima vida quiero ser escritor’”, contó sonriente.
Al final, Bazán le consultó si los relatos que actualmente prepara Kodama podría presentarse en la provincia. Ella confirmó con emoción y entre aplausos.

El cierre de la conmemoración estuvo a cargo del coro Camerata de la Luna.

 

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Malvina Urquiza.

Video: Guillermo Ramón.