Durante tres días, los alumnos formados en los talleres de robótica de alta competencia de la Universidad de La Punta se enfrentaron a las máximas potencias tecnológicas del mundo en el mundial de Japón.

Los chicos puntanos vivieron enriquecedoras experiencias en la RoboCup 2017.

Los chicos puntanos vivieron enriquecedoras experiencias en la RoboCup 2017.

Con pasión, compromiso, responsabilidad y, principalmente, trabajo en equipo, los integrantes de  “Iron Fénix Team” y “Los Borbotones” —únicos representantes argentinos en la RoboCup de Japón— pusieron a prueba el trabajo, empeño y  sacrificio con que se prepararon en los últimos seis meses, en los talleres de robótica de alta competencia. De esta manera, cosecharon valiosas experiencias que les permitirán seguir creciendo en esta fascinante disciplina.

En esta oportunidad, los resultados no los ubicaron en lo más alto de la tabla. Entre sus rivales se encontraban algunas de las máximas potencias tecnológicas del mundo, entre ellas, Estados Unidos, Rusia, Australia, India, China, Japón y Alemania; aún así lograron posicionar a San Luis como una visionaria provincia argentina, donde la robótica es considerada una política de Estado: algo inédito en el resto del mundo.

Sobre su experiencia en esta importante competencia internacional, Martín Silva, miembro de “Los Borbotones”, afirmó: “Aprendimos mucho en todas las rondas y, principalmente, en el SuperTeam, donde tuvimos que trabajar con un equipo de la India. El trabajo que hicimos se pudo ver pero surgieron fallas de último momento. Más allá de los resultados, nos llevamos lo mejor de esta competencia”.

En tanto que Joaquín Villares, quien integra el equipo “Iron Fénix Team”, manifestó: “Fue una vivencia muy buena; convivimos con chicos de todos los lugares del mundo. Aprendimos mucho sobre la marcha con el equipo de Eslovenia; fue un intercambio de aprendizaje para ambos equipos”.

 

Aprender de los obstáculos

Si algo aprendieron los chicos en los talleres de la ULP es a unirse frente a los obstáculos, dejar las diferencias de lado y enfocarse en resolver un problema de manera colaborativa. Esta concepción del trabajo los acompañó durante todas las pasadas de la RoboCup 2017, donde tuvieron que sortear difíciles pruebas en cada una de las rondas. Los traspiés no fueron impedimento para que los puntanos demostraran que con pasión y trabajo en equipo, no hay imposibles.

Ya en el SuperTeam, el desafío colaborativo sorpresa que en 2016 los encontró en el segundo lugar del podio, tuvieron que trabajar con equipos de la India (en el caso de Rescate Línea) y Eslovenia (Rescate Laberinto).

“Trabajamos todos juntos, con mucho compromiso. Nuestros chicos eran más grandes así que, de alguna forma, actuaron como un soporte técnico, emocional y moral para los chicos de India y Eslovenia. Los mentores de estos equipos nos agradecieron mucho por todo esto”, destacó Mariano Luzza, coordinador de los Talleres de la ULP, y añadió: “Si bien los resultados no fueron los que esperábamos, fue muy interesante poder trabajar con estos equipos y conocer más sobre su cultura”.

 

La robótica puntana se fortalece

“Esta delegación tiene un espíritu de lucha increíble; dio todo hasta la última ronda y, también, en el SuperTeam. Nuestros chicos representaron a San Luis y a la Argentina con muchísima altura”, destacó el secretario de Extensión de la ULP, Paulino Gómez Miranda.

Pero no todo en la  RoboCup fue competencia. También fue una oportunidad para conocer las más recientes innovaciones en materia de robótica. Al respecto, el secretario de Extensión aseguró: “Hablamos con expertos de todo el mundo. También conocimos nuevos componentes para incorporar a los talleres y fuimos invitados por la liga europea a participar de una competencia en Estonia. Esta experiencia fue excelente en todo sentido y nos ha permitido generar valiosos contactos”.

 

 

Nota: Prensa Universidad de La Punta.

Fotos: Gentileza Programa Robótica.