Haydee Erbes, responsable del Área Perinatal – Lactancia Materna, del Ministerio de Salud, explicó los beneficios de una buena nutrición en “los 1000 días de oro”, comprendidos entre la concepción y los dos años de edad.

“Existe contundente evidencia que demuestra que la implementación efectiva de intervenciones en el cuidado de la mujer durante el embarazo, lactancia, y los dos primeros años de vida de los niños cambian la capacidad de aprender en la escuela y de insertarse productivamente en la sociedad” indicó Erbes.

“Durante el embarazo la placenta es la principal fuente de alimentación, si la madre se alimenta de forma adecuada y completa, facilita el crecimiento saludable del bebé”, explicó la médica y agregó “gracias a la incorporación de micronutrientes esenciales en la dieta como la vitamina D, zinc, hierro, ácido fólico, calcio y yodo, además, se puede prevenir el retraso crónico del crecimiento, la obesidad o la desnutrición”.

En cuanto a los beneficios de la lactancia sostuvo que “se ha demostrado que disminuye el riesgo de obesidad, de diabetes tipo II y tipo I, leucemias y linfomas en la vida adulta, de la enfermedad celíaca, de la enfermedad inflamatoria intestinal, de muerte súbita del lactante. Reduce también las internaciones por enfermedades respiratorias en el primer año de edad, gastroenteritis como así también de otitis media”.

El período comprendido desde el momento de la gestación hasta los dos años de edad es denominado “los 1000 días de oro”, “es un concepto que convoca a la acción, a través del cuidado del embarazo, la promoción efectiva y personalizada de la lactancia materna y la adecuada, oportuna, nutritiva y variada alimentación complementaria”.

Como conclusión, Erbes sostuvo: “Todas estas acciones reflejarán sus verdaderos beneficios sobre rendimiento escolar, inserción productiva y capital social décadas más tarde”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.