Lo dijo el gobernador de la Provincia durante la conferencia que brindó en la Universidad Católica de Cuyo. Además señaló que el Cabildo puntano fue el germen de la democracia popular: “Por ser los primeros en apoyarla, fuimos germen también del federalismo”, expresó.

 

En el marco del ciclo de conferencias “Cátedra Abierta Hugo Fourcade”, el primer mandatario provincial visitó la UCC para disertar nuevamente en la tarde del viernes. En el aula 2 “Juan Pablo II” y ante un auditorio colmado, habló durante casi una hora sobre el papel del pueblo puntano en la Revolución de Mayo.

Alberto contextualizó a San Luis en la época del virreinato. “Según un censo de fines del siglo XVIII, Renca tenía más de 3.500 habitantes, más que Mendoza en algún momento. Era un centro cultural y artesanal de la madera, donde se hacían las carretas y los muebles; pero San Luis se insinuaba como capital porque tenía el Cabildo. El Cabildo de San Luis era un rancho muy precario situado donde hoy está la vieja Legislatura, entre las calles 9 de Julio y 25 de Mayo, en la misma cuadra de la iglesia Santo Domingo”, recordó.

“Pensemos que en ese momento, la autoridad de cada pueblo era el Cabildo, que además fue el germen de la democracia popular. Era el único lugar donde el rey no decidía. Decidíamos los vecinos”, puntualizó Alberto.

San Luis poseía también algunas características que la destacaban del resto. “Había una plaza donde hoy está la escuela ‘Lafinur’ entre las calles Bolívar, Chacabuco, Lavalle y San Martín. Allí se reunían los comerciantes para realizar sus actividades; eso era la ZAL (Zona de Actividad Logística) de la época”, señaló Rodríguez Saá.

La noticia de lo acontecido en Buenos Aires -la Revolución de Mayo- llegó a San Luis alrededor del 13 de junio a través de un chasqui de apellido Corvalán, que iba dejando en cada posta la noticia para cada Cabildo redactada por la nueva junta de gobierno, es decir la Primera Junta de Gobierno Patrio.
“Los cabildos se reunían para aprobar y decirle que sí a la Revolución. Córdoba dijo que no. Salta, que lo iban a tratar. San Luis en cambio, fue el primer Cabildo en decirle que sí a la Revolución de Mayo”, enfatizó el gobernador, y agregó: “Nosotros fuimos el primer Cabildo, ciudad o poder popular en decirle que sí a la Revolución de Mayo. Por eso somos germen del federalismo”.

“En homenaje a ello, hicimos la réplica del Cabildo de Buenos Aires que simboliza la Revolución de Mayo. Cuando lo construimos en la ciudad de La Punta recibimos una enorme cantidad de críticas, sobre todo de los que no son nacidos en San Luis, porque esta historia no la conocían”, relató Rodríguez Saá.

A partir de la Revolución de Mayo, San Luis sufrió una transformación, un salto cualitativo: “Esto va a suceder en toda la historia de San Luis cuando San Luis tiene democracia, cuando San Luis tiene libertad, cuando a San Luis la gobiernan los puntanos: sabemos adónde vamos, qué queremos y lo hacemos”, enfatizó.

En otro de los pasajes, Alberto se refirió a la gesta libertadora de San Martín con la participación de la caballería puntana, los granaderos puntanos, hasta llegar al heroísmo de Pringles en Chancay con los sabrosos pormenores que el gobernador de la provincia conoce: “Nosotros descendemos del Coronel Pringles, valiente entre valientes, nuestro máximo prócer, que es un ejemplo de la participación de San Luis en el Ejército Libertador”, dijo.

“Todo lo que he dicho: ¿ustedes creen que exagero por amor a San Luis? No, no exagero nada. Y si exagero, estoy orgulloso de hacerlo”, concluyó con una amplia sonrisa.

 

Nota: Adolfo González.
Fotos: Luciano Grangetto.
Video y edición: Guillermo Ramón.