El ministro fue invitado por el gremio a realizar el cierre de una capacitación, que congregó a casi 700 docentes de distintos puntos de la provincia.

Amitrano resaltó el cuidado de las relaciones humanas como clave para mejorar el sistema educativo.

Amitrano resaltó el cuidado de las relaciones humanas como clave para mejorar el sistema educativo.

El sindicato de la Unión Docentes Argentinos (UDA) organizó el Primer Congreso Provincial sobre la Violencia en la Comunidad Educativa, que se desarrolló este martes y miércoles en el Complejo “Molino Fénix” de Villa Mercedes. La propuesta, que implicó diversos talleres, reunió a unos 700 docentes de la provincia y el cierre estuvo a cargo del ministro de Educación, Marcelo Amitrano.

Respecto de lo que implican las situaciones conflictivas en los establecimientos escolares, el ministro mencionó que se vive “un clima de época” y se refirió, como ejemplo, al juego conocido como la “ballena azul”. Señaló que fue inventado por un joven ruso y ha tenido repercusiones en todo el mundo.

En ese sentido, indicó que el Ministerio tiene en marcha un protocolo para alertar ante cualquier caso que implique un perjuicio para los chicos. “Mediante una resolución logramos acortar los trámites administrativos. Nos ha traído muchas soluciones porque hemos podido llegar con el tiempo prudencial”, ejemplificó.

“Tenemos los elementos para gestionar esas situaciones. Cuando han sucedido hemos estado cerca. Con discreción, preservando la identidad de los chicos, su integridad física y psíquica, con la mayor prudencia. Instamos a las otras instituciones involucradas a actuar con la celeridad necesaria”, agregó.

Amitrano también dijo que “el aula es una caja de resonancia de la sociedad, pero no se le puede pedir que solucione todos los problemas de la sociedad”.

 

Las interacciones sociales como clave

El ministro recalcó que en cada jornada, en el sistema educativo, interactúan unas 200 mil personas.

“Esto implica lidiar con todas las virtudes y defectos de la sociedad”, advirtió. En ese sentido mencionó conceptos vertidos en las conclusiones del evento como “tolerancia”, “escuchar”, “involucrarse”. Señaló que no tienen que ver con estructura curricular o contenidos, sino con “relaciones humanas” como ejes centrales de la educación.

 

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Educación.