El gobernador Alberto Rodríguez Saá recibió esta mañana personalmente de manos de la justicia el traspaso formal a manos del Poder Ejecutivo de la posesión de la planta ahora denominada Cerámica San Luis, ubicada en el parque industrial de Villa Mercedes. Con este acto, 113 empleados volverán a recuperar su trabajo para gestionar como cooperativa la fábrica que los echó en enero pasado y dejó sorpresivamente la provincia.



Con fuerte acompañamiento gremial y juvenil, la apertura del portón principal de esta industria desató una ruidosa celebración, en especial de los trabajadores y sus familias, por dejar atrás 5 angustiosos meses de desocupación.

“Es un suceso histórico en San Luis, donde el movimiento obrero, apoyado por el Gobierno provincial desde su lucha contra el desempleo y la pobreza, hoy tiene el privilegio de recuperar sus fuentes de trabajo”, le dijo a ANSL Juan Carlos Vega, secretario general del Sindicato de Ceramistas, quien lideró el bloqueo a la planta cuando los empresarios intentaron desmantelarla.

El vicegobernador Carlos Ponce, desde su condición de conductor de la CGT local, calificó al acontecimiento como un hecho histórico para San Luis y el movimiento obrero: “Esto es nuestra lucha contra la pobreza y defendemos a capa y espada las fuentes de trabajo”.

El dirigente también cargó contra el Gobierno nacional: “Neoliberal, que nos está llevando todos los días a perder empleos a través de la apertura indiscriminada de las importaciones y esta es la forma de darle respuesta a las medidas nacionales”.

Ponce convocó a los legisladores nacionales, que en San Luis son oposición y oficialistas en el Congreso, a interiorizarse de esta situación y acompañar el reclamo por la vuelta de la promoción industrial a San Luis, porque “es una herramienta muy eficaz para combatir la desocupación y debe ser una política de Estado”.

El ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Cristian Moleker, recordó el rápido trámite que tuvo el expediente iniciado en su cartera el 15 de marzo pasado para recuperar la fábrica, pocos días después que el gobernador propusiera una salida para los trabajadores despedidos.

“San Luis es una gran consumidora de cerámicos, en especial por los planes de viviendas del Gobierno, entonces si no los producimos en la provincia debemos importarlos; nuestro plan de lucha contra la pobreza se potenciará si podemos fabricar esto aquí, con mano de obra y valor agregado local”, destacó Moleker.

 

Nota, fotos y video: ANSL.