La obra del reconocido artista Eduardo Pavlovsky fue representada en Terrazas del Portezuelo por el actor Marcelo Di Gennaro y dirigida por Román Caracciolo.

Marcelo Di Gennaro, artista del Teatro Universitario de San Luis.

Marcelo Di Gennaro, artista del Teatro Universitario de San Luis.

Cuando las luces se bajaron pasadas las 20:00, el prestigioso artista del Teatro Universitario de San Luis Marcelo Di Gennaro volvió a subir al escenario como lo hace desde hace 40 años, desde aquella primera vez en Córdoba en 1977.

En el silencio de la sala, Marcelo se puso en la piel de Pavlovsky para comenzar con un unipersonal que trasladó a los espectadores a una autobiografía de Pavlovsky, en aquel teatrito marginal que resiste a los embates de la modernidad gracias al amor y la pasión que tiene por el teatro.

“Eduardo Pavlovsky, quien falleció en 2015, fue uno de los grandes dramaturgos argentinos. Fue psicoanalista, guionista de cine y de televisión, y fue el autor del guión de la película ‘La Nube’ que dirigió Pino Solanas. Basado en ese guión escribió esta obra que se llama Rojos Globos Rojos, y en la que realmente relata parte de su vida como actor de un teatrito de ‘morondanga’, como le dicen sus amigos, y en el que ha pasado más de 25 años sin que nadie lo conozca”, comentó Di Gennaro, y aseguró que es una obra que transmite la esencia del actor argentino.

Declaró que el desafío de realizar el unipersonal obedeció al sentimiento y la pasión que siente hacia el arte: “Yo sin teatro no puedo vivir, es pura pasión y es lo difícil de poder transmitir a lo que nos siguen. Es muy fácil transmitir una técnica, enseñarles a interpretar una obra, pero es muy difícil transmitir esa pasión”.

Rojos Globos Rojos fue estrenada por primera vez el 23 de febrero en el ingreso de los estudiantes de la Universidad Nacional de San Luis. Dirigido por Román Caracciolo, Marcelo contó que trabajaron meses intensos y fue su director quien la calificó como una obra cubista: “Investigamos la estética plástica de cubismo y nos dimos cuenta de que esta autobiografía no sucede en la realidad sino, en el subconsciente del personaje que no sabemos si es un personaje: es el actor, es el sujeto o es Pavlovsky, pero si lo vemos en su integridad por fuera y por dentro”, dijo más adelante el creativo.

Sobre el final agradeció al público del Teatro Universitario de San Luis y al Gobierno de la Provincia por permitir expresar y difundir su arte: “Es un espacio en el que podemos soñar la libertad, y no podemos estar más que agradecidos”.

Nota: Cinthia Agüero Patafio.

Fotos: Marcelo Lacerda.

Video y Edición: Martín Micali.