El 30 de diciembre de 1980 todas las selecciones campeonas mundiales se reunieron para disputar un torneo en celebración de los 50 años de la disputa del primer certamen ecuménico. Inglaterra faltó a la cita. Argentina fue con un jovencísimo Diego Maradona. Ese día, Uruguay venció 2-0 a Holanda.

a

Afiche publicitario con la copa que se disputó con las mejores selecciones de la época.

Con el fin de celebrar los 50 años de la Copa del Mundo, la FIFA (entonces presidida por Joao Havelange) decidió organizar un torneo en Uruguay, sede del Mundial del 1930, e invitar a todos los campeones mundiales hasta entonces. Cada selección vio con buenos ojos este campeonato al punto de traer todas sus figuras para disputarlo.

Por supuesto, una mancha tenía que haber porque Inglaterra se opuso a viajar a esta ignota tierra en un fin de año, por lo que, para ser números pares, se invitó al combinado de Holanda que revolucionó el fútbol de la década del 70 y acumuló dos vicecampeonatos del mundo consecutivos.

La cita sería entre el 30 de diciembre del 80 y el 10 de enero de 81 y todos los partidos se jugarían en el Estadio Centenario, que para la ocasión lució remodelado.

Se dividieron dos grupos de tres selecciones cada uno; únicamente los primeros clasificarían a jugar la gran final por la gloria. Uruguay quedó con Holanda e Italia, al tiempo que la otra serie la formaron Alemania Federal, Brasil y Argentina, que traía a un joven Diego Armando Maradona en lo que fue el único torneo jugado por el 10 en el Centenario.

La “Celeste” debutó el día de la inauguración ante Holanda y le ganó 2 a 0 con tantos de Venancio Ramos y Waldemar Victorino. El torneo se lo llevarían los uruguayos, pero esa es historia para otra efeméride.

 

Fuente y foto: Web.

Video: Youtube.

Corrección: Alejandro Andrada.