Así lo expresó la presidenta de la FISAL, Sandra Pérez, quien se refirió a la inminente llegada de refugiados a San Luis.

La presidenta de FISAL, Sandra Pérez.

La presidenta de FISAL, Sandra Pérez.

La FISAL es una de las fundaciones que acompaña la iniciativa del gobernador Alberto Rodríguez Saá para que San Luis sea un Estado de acogida para los refugiados. En ese sentido, mantuvo un contacto con la prensa luego de la reunión informativa de este viernes y señaló que la fundación que representa ya tuvo encuentros con “posibles familias receptoras”.

“Hay muchas cuestiones alrededor de este tema tan delicado y sensible, como obstáculos legales que sortear y que como Provincia no tenemos la potestad jurídica para resolver, ya que se trata de normas de tipo nacional que rigen a la materia. Por eso iniciamos diálogos con Inmigraciones”, explicó Pérez.

La titular de FISAL aseguró estar comprometida para que “en el plazo de 100 días podamos tener a las primeras familias de refugiados en San Luis, es nuestra meta y vamos a trabajar en todos los aspectos para que sea una realidad”.

En relación a la respuesta de la comunidad ante esta iniciativa histórica y solidaria, inédita en el país, Pérez manifestó que “hay muchas familias que mostraron su interés e incluso ansiedad para lograr que niños y adolescentes puedan venir a San Luis para desarrollar sus vidas”.

Antes de finalizar, remarcó la complejidad de este proceso, aunque se mostró tranquila porque “las familias puntanas están dispuestas a brindar distintos tipos de ayuda, ya sea para acoger familias, enseñar el idioma, ofrecer trabajo o simplemente para compartir y ayudar a su inserción en la sociedad”.