Alberto Rodríguez Saá fue uno de los tres argentinos presentes en la maratónica primera jornada de: “Europa: los refugiados son nuestros hermanos y hermanas”. Los alcaldes de varias ciudades pidieron cambios profundos en las políticas migratorias. Este sábado será el turno de disertar para Alberto y el Papa Francisco.

El gobernador Alberto Rodríguez Saá participó de la primera jornada de la cumbre por los refugiados.

El gobernador Alberto Rodríguez Saá participó de la primera jornada de la cumbre por los refugiados.

El Gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá,  participó junto a unos 80 alcaldes de ciudades europeas y africanas, de la primera jornada del encuentro “Europa: los refugiados son nuestros hermanos y hermanas”, organizado por la Pontificia Academia de Ciencias, que se realiza en la Casina Pío IV de la Ciudad del Vaticano.

El extenso primer día de actividades de la cumbre “Europa: los refugiados son nuestros hermanos y hermanas”, tuvo la palabra de muchos de los representantes de ciudades europeas que dejaron interesantes reflexiones y un llamado al cambio de las políticas migratorias para abrazara los desterrados.

Las alcaldesas de Roma, Madrid y Barcelona pidieron “soluciones creíbles” para hacer frente a la crisis migratoria que ha convertido el Mediterráneo en un “cementerio”, según denunciaron.

“Tenemos el deber moral de la solidaridad”, aseguró la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, de la formación populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S, populista), al abrir el encuentro en la Casina Pio IV, en los jardines del Vaticano.

“Tenemos que encontrar soluciones a través de un cambio radical de las decisiones políticas y económicas”, instó la alcaldesa romana en línea con la posición del pontífice argentino, hijo de emigrantes italianos.”Nuestras ciudades parecen ser enclaves cerrados en su egoísmo”, dijo.

Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, representante de la izquierda radical del movimiento Podemos, considera fundamental que el emigrante obtenga un trabajo digno en la tierra que lo recibe.

“Tenemos que conseguir por los sistemas jurídicos que sean los poderes locales los que podamos conceder autorizaciones para trabajar a las personas migrantes, a los refugiados”, instó.

La dirigente española considera una contradicción que “los servicios sociales puedan dar prestaciones, alojamiento, formación”, pero que “no pueden trabajar”, dijo. “Esta sociedad llena de riqueza no permite la posibilidad de trabajar”, lamentó.

La combativa alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fundadora de la plataforma Afectados por la Hipoteca, denunció la política de la Unión Europea, indignada por la construcción de muros y el cierre de fronteras. “No podemos acostumbrarnos al horror porque, si no, estaremos perdidos. Es intolerable que veamos cómo se acumulan casi 5.000 muertos en un año en el cementerio del Mediterráneo”, aseguró.

Reunidos bajo el lema “Europa: los refugiados son nuestros hermanos y hermanas”, los alcaldes rechazaron lo que calificó Colau de “bunkerización” de Europa.

La creciente mentalidad xenófoba en el viejo continente fue condenada por la alcaldesa de Colonia, Enriqueta Reker, la ciudad que la víspera de Noche Vieja pasada registró una ola de abusos sexuales por parte de extranjeros.

Este sábado, el primer mandtario puntano expondrá en el Vaticano.

Este sábado, el primer mandtario puntano expondrá en el Vaticano.

La alcaldesa sobrevivió además a un ataque con cuchilladas por motivos xenófobos en 2015.

Francia estará representada por la alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo, quien hablará el sábado, cuando el papa se dirigirá a los asistentes al encuentro.

Presente también el alcalde de la isla griega de Lesbos, Spyros Galinos, quien recibió al papa en abril pasado, durante su visita a la isla emblema de la tragedia de la migración.

El alcalde de la siciliana Palermo, Leoluca Orlando, propuso abolir el permiso de estadía en Europa para aquellos que huyen de las guerras de manera de romper la cadena ilegal de traficantes de personas en las que caen muchos de ellos.

Según Orlando, en los dos últimos años han llegado a Sicilia unos 400.000 migrantes.

Para el alcalde de Lisboa, Fernando Medina, “la cuestión más importante es querer resolver el problema”, reconoció.

“Tenemos recursos financieros, tenemos recursos organizativos, tenemos todo para ayudar a esa gente que está luchando por su vida. No  están luchando por una vida mejor sino simplemente por la vida”, recalcó.

Más de 1,3 millones de refugiados o migrantes llegaron ilegalmente a Europa por mar desde 2015, la mayoría de ellos escapando de la guerra en Siria, Irak o Afganistán. Más de 4.700 murieron se ahogaron durante la travesía, según cifras de ONU.

 

Fuente: El Diario de la República.

Fotos: Gentileza.