Es parte de la colaboración para contrarrestar la emergencia ambiental que afecta a la zona este del territorio sanluiseño.

El total prometido es de un millón de ejemplares en el lapso de dos años.

El total prometido es de un millón de ejemplares en el lapso de dos años.

El 11 de septiembre, los gobernadores del Chaco, Domingo Peppo, y de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, suscribieron un convenio marco de cooperación técnica e institucional entre ambos estados, destinado a la restauración ambiental en la Cuenca del Morro. Continuando esa línea de trabajo, el 18 de octubre se formalizó la primera acción concreta, con la firma de otro convenio, a través del cual la provincia del norte argentino se comprometió a enviar un millón de plantines de algarrobos blancos en el lapso de dos años.

Los trabajadores del vivero chaqueño del IIFA, de donde se envió la primera tanda de algarrobos blancos.

Los trabajadores del vivero chaqueño del IIFA, de donde se envió la primera tanda de algarrobos blancos.

Esa segunda rúbrica institucional fue realizada por el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción de San Luis, Cristian Moleker, y su par de Planificación, Ambiente e Innovación Tecnológica del Chaco, María Elina Serrano. Esa colaboración se cristalizó este fin de semana con el primer envío de 50.000 plantines provenientes de los viveros del Instituto de Investigaciones Forestales y Agropecuarias (IIFA), los cuales serán plantados en breve en la zona afectada.

Fuente y fotos: www.diariochaco.com