Con el fin de medir “in situ” el avance del Plan de Gestión Integral, el titular de la cartera medioambiental observó en terreno la forestación de la cuenca y recorrió las rutas que la integran.

El recorrido sirvió para dimensionar la magnitud y el movimiento de los sedimentos que arrastra el río.

El recorrido sirvió para dimensionar la magnitud y el movimiento de los sedimentos que arrastra el río.

El seguimiento permanente de las acciones que el Gobierno provincial lleva adelante para mitigar el desbalance hídrico de la Cuenca del Morro es una tarea fundamental de cara a la solución de la problemática.

Con el objetivo de analizar “in situ” el nivel de avance de los trabajos realizados sobre su área de influencia, el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Cristian Moleker, recorrió las rutas y caminos vecinales que rodean a la cuenca, donde el Estado provincial ya plantó cerca de 400 mil árboles.

“La visita tuvo como finalidad observar en terreno el trabajo intensivo de forestación que estamos implementando, el cual, entre otros objetivos, busca frenar la erosión que retrocede, sobre todo en la Ruta Provincial Nº 1. Además recorrimos la Ruta Nº 8, toda la zona de Juan Jorba, como así también la Ruta Nº 17, donde pudimos observar la forestación del abrazo al Morro”, explicó el titular de la cartera medioambiental.

El recorrido sirvió para dimensionar la magnitud y el movimiento de los sedimentos que arrastra el río, como así también el estado de la forestación y las estacas implantadas, con el fin de analizar su adaptación a zonas con sedimento, salinización y anegamiento. “Se observaron excelentes resultados, las especies se han adaptado muy bien, lo mismo que las estacas en lo que respecta a la salinidad de los campos”, continuó Moleker.

Durante la visita también se analizó la situación de los establecimientos productivos de la zona, tanto de aquellos que están implementando medidas de manejo sustentable de tierras (cultivos de cobertura o cultivos en franja, entre otras) y conservación de bosques nativos, como de aquellos campos que aún requieren incorporar estas prácticas en pos de la sustentabilidad de todo el sistema.

En esta dirección, se observó el impacto producido por las lagunas, los anegamientos, las cárcavas, la sedimentación  y la salinización en los campos.

Toda la información recolectada servirá para optimizar la intervención en el territorio mediante el ajuste de las acciones que el Gobierno provincial realiza en la zona, el monitoreo y la evaluación de las mismas, como así también la incorporación permanente de lo aprendido.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.