No es la primera vez que los jugadores de la Selección Argentina deciden no hablar con la prensa. Durante los ciclos de Bilardo, Basile y Simeone también hubo medidas similares.

Lionel Messi fue el encargado de anunciar la medida.

Lionel Messi fue el encargado de anunciar la medida.

Argentina necesitaba ganarle a Colombia como fuera. Jugando bien o jugando mal, sin importar los estilos. Sólo servía ganar.

No conseguir los tres puntos hubiese significado terminar el 2016 lejos de los puestos de vanguardia y la salida de Bauza sería un hecho a esta hora. Nada de eso ocurrió, por el contrario, Argentina cambió la actitud que mostró en las últimas citas de Eliminatoria y, de la mano de un inspirado Messi, goleó a Colombia en San Juan.

Una vez consumado el triunfo, los 26 futbolistas que formaron parte de esta convocatoria decidieron no hablar más con la prensa porque “recibimos muchas acusaciones y faltas de respeto. Pero esto sobrepasa todo. La acusación al ‘Pocho’ (Lavezzi) es muy grave y si no salimos a decir nada se cree que es así”, explicó Messi, el encargado de comunicar la medida.

Pero no es la primera vez que esto ocurre con un seleccionado nacional. En la previa al Mundial 86, el por entonces entrenador del combinado argentino, Carlos Bilardo, estaba totalmente enemistado con el grupo Clarín y también optó por no hablar más con el diario, aunque este caso sólo se trató de él. Tal era el enfrentamiento, que el propio entrenador aseguró haber viajado antes a México (donde se jugó el Mundial) por miedo a que el “Grupo” lo desestabilizara. ¿El resultado? La Argentina de Bilardo salió campeona del mundo en el país azteca.

Como DT de la Selección, Bilardo consiguió el Mundial 1986 y el sub campeonato en 1990.

Como DT de la Selección, Bilardo consiguió el Mundial 1986 y el sub campeonato en 1990.

En 1994, con Alfio Basile al mando de la Selección, se vivió una situación similar. El DT estaba seriamente enfrentado con un sector de la prensa especializada, que lo acusaba de darle privilegios a Maradona tras su regreso al equipo luego de tres años. Basile no habló con periodistas hasta algunos días previos al repechaje con Australia. La historia terminó con Argentina eliminada en octavos de final tras la suspensión de Maradona por doping positivo.

El "Coco" Basile fue otro de los que tuvo roces con algún sector de la prensa.

El “Coco” Basile fue otro de los que tuvo roces con algún sector de la prensa.

Ya en la antesala de Francia 98, el equipo argentino estaba al mando de Daniel Passarella, quien siempre tuvo una relación hostil con los medios: “Hablar con algún periodista me crea un problema de úlcera tremendo, pero por educación lo hago”, dijo en una conferencia.

Poco antes del Mundial, con Batistuta, Verón y Simeone como referentes del grupo, la relación se agravó por las críticas que recibía el equipo: “Estamos dispuestos a soportar las críticas más duras en cuanto al rendimiento futbolístico del equipo, pero, por favor, no jueguen con las personas por una necesidad de llenar espacios”, dijo Simeone en el comunicado donde anunció una nueva manera de comunicarse con la prensa (conferencias grupales sin notas individuales). El ciclo terminó con Argentina eliminada en cuartos de final en manos de Holanda.

Anoche, la película volvió a repetirse en San Juan. Las críticas y acusaciones de algunos sectores de la prensa fueron el desencadenante de una novela, que ya tiene varios capítulos, en la que los jugadores creen castigar a los medios por no aparecer en sus pantallas o páginas; todo lo contrario, los medios seguirán funcionando. Ninguna cadena televisiva o grupo dejará de sacar o emitir sus publicaciones y/o programas porque Di María, Lavezzi o Biglia no hagan declaraciones. En definitiva, consiguen alejarse aún más de los hinchas, que por el tiempo que dure la medida, no podrán escuchar a sus ídolos.

Un nuevo capítulo de esta historia que sigue día a día y que aún tiene final abierto…

 

Nota: Andrés Acosta.

Fotos y videos: Web.

Corrección: Mariano Pennisi.