El Gobierno de San Luis, a través del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, continúa con la forestación intensiva en las zonas afectadas por el desbalance hídrico. Desde el 1º de agosto hasta la fecha, la cartera medioambiental coordina el trabajo de más de 400 trabajadores del Plan de Inclusión Social que, con gran dedicación, ya plantaron más de 320 mil ejemplares. Los árboles fueron colocados sobre las rutas provinciales Nº 55, 1, 33 y 14, rutas nacionales Nº 7 y 8, caminos vecinales, cárcavas y a la vera de los ríos nuevos.

Las especies utilizadas para la forestación son: álamos, acacias, sauces, olmos, cortaderas y, próximamente, algarrobos.

Las especies utilizadas para la forestación son: álamos, acacias, sauces, olmos, cortaderas y, próximamente, algarrobos.

Álamos, acacias, sauces, olmos y cortaderas llenan de vida la Cuenca del Morro y su área de influencia, que busca retomar su equilibrio hídrico a partir de la forestación intensiva, entre otras acciones estratégicas. Las tareas de plantación son impulsadas desde el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, a través del Programa Forestal y Frutihortícola.

La cifra de árboles plantados sigue creciendo: más de 320 mil. Este ambicioso proyecto de forestación, que inició en agosto y culminará en febrero de 2017, se lleva adelante sobre las rutas provinciales Nº 55, 1, 33 y 14, rutas nacionales Nº 7 y 8, más de 10 caminos vecinales, cárcavas y a la vera de los ríos nuevos. Las tareas en campo son realizadas por más de 400 trabajadores del Plan de Inclusión Social, bajo la dirección de la cartera medioambiental.

Las especies que se plantan en las zonas afectadas son álamo (en caminos vecinales), olmos y álamo en rutas, y en lugares muy fríos se foresta con acacia blanca. En zona de bañados y lugares anegados (que permitan la forestación) se utiliza el sauce grande (mimbre y llorón).

Los algarrobos se suman a la emergencia ambiental

A partir de un convenio con el Ministerio de Planificación, Ambiente e Innovación Tecnológica de Chaco, la cartera medioambiental sanluiseña adquirió un millón de algarrobos blancos, que serán destinados a la forestación de la Cuenca del Morro y su área de influencia. La especie fue elegida por su capacidad de absorción de agua, recuperación del suelo, y tolerancia a la salinidad.

El rol de la forestación en la Cuenca del Morro

Especialistas de la cartera medioambiental se refirieron a la función forestal en la Cuenca: “Las plantas no son utilizadas solamente para absorber agua. Se trata de una forestación topográfica. Utilizamos el árbol para ver cómo podemos variar los cursos de agua, frenar otros que aparezcan, cárcavas, sedimentación y absorber en lugares estratégicos. Por eso trabajamos sobre la denominada ‘Cuenca alta y media’. Desde allí la idea es frenar el agua e ir reencauzando”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Corrección: Mariano Pennisi.