Tal es la conclusión general a la que arribaron las autoridades del Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP) “Juan Pascual Pringles”, tras participar en el Encuentro Federal de Formación para Agentes de Calle, que se celebró del 4 al 5 de octubre en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, organizado por el Ministerio de Seguridad de la Nación. De las conclusiones consecuentes surgieron medidas de pronta implementación, para la actualización de conocimientos y perfeccionar la capacitación de los uniformados puntanos.

El rector de la ISSP, Oscar Magni Oga, y la vicerrectora de la casa de estudios, Ana María Abrahín, participaron del Encuentro Federal de Formación para Agentes de Calle.

El rector de la ISSP, Oscar Magni Oga, y la vicerrectora de la casa de estudios, Ana María Abrahín, participaron del Encuentro Federal de Formación para Agentes de Calle.

La actividad convocó fundamentalmente a los responsables de los institutos formadores de policías, “teniendo como objetivo arribar a un consenso sobre indicadores básicos en estándares compartidos a través de lo cual se busca una nueva figura en el rol del policía en servicio de calle”, puntualizó el rector de la ISSP, Oscar Magni Oga.

“Cada entidad participante planteó distintas aristas en ese sentido, en tanto que por nuestra parte elaboramos un trabajo de presentación, enmarcado en lo que se denomina agente de aproximación, cuya característica demanda un contacto directo con la comunidad toda. Para ello se trabajó con un cuadro comparativo de estándares internacionales y un estudio que contempló a toda la República”, agregó.

Por su parte, la vicerrectora de la casa de estudios, Ana María Abrahín, destacó que el proyecto que se presentó “fue consensuado con la Jefatura Central de la Policía de la Provincia y tuvo en cuenta las resoluciones del Ministerio de Seguridad de la Nación y el Consejo Federal de Educación. Dicho contenido es un plan superador destinado a los agentes de calle, que en nuestro caso son los auxiliares de policía”.

Con respecto a la situación que presenta la fuerza policial puntana en el cuadro comparativo, Abrahín se reconoció satisfecha, “ya que San Luis está muy cerca de los estándares internacionales y nacionales. Por ejemplo, el proceso de formación óptimo es de 12 meses, que cumplen muy pocas jurisdicciones, como Mendoza y San Juan, que lo han implementado hace poco, cuando en la mayoría de las provincias es inferior a 9 meses. En el caso de San Luis justamente es de 9 meses. Con respecto a las prácticas profesionalizantes, tenemos un cupo de 300 horas reloj distribuidas en 3 meses, siendo una de las pocas provincias que así lo estipulan, mientras que en lo concerniente a manejo de armas y tiro, nuestros policías se ubican por sobre la media nacional. Sobre esto último contamos con la ventaja de tener un polígono habilitado por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ex RENAR), que nos brinda un prestigio y valor agregado”, dijo.

Abrahín destacó que “entre los temas a trabajar podemos mencionar un déficit no contemplado, que es el manejo vehicular, mientras que también abordamos incorporar una serie de materias que tienen en cuenta una nueva formación policial, como filosofía y participación ciudadana, desarrollo de manejo de conflictos y trabajo en zonas de riesgo. Estos tópicos no los tenemos planteados como materias, pero sí se trataban en diversas temáticas. Otro de los puntos a tratar es la práctica física y atender un déficit general, que es el trabajo con desarrollo nutricional de los futuros agentes de calle”.

Entre las propuestas planteadas, Abrahín destacó “la necesidad de trabajar en el desarrollo de competencias socioemocionales, es decir, el trabajo de las emociones propias del agente de calle, en especial donde la resolución del conflicto tal vez tenga que ver con el desarrollo de sus propias emociones y no tanto en la aplicación de la fuerza. Y el otro tema muy importante que llevamos, y que planteamos como prioritario, es el desarrollo de las buenas prácticas en el trabajo policial”.

Nota: Alfredo Salinas.

Fotos: Malvina Urquiza.

Video y edición: Martín Micali.

Corrección: Berenice Tello.