Luego de tres años sin que ningún ministro de Salud diera audiencia ni solucionara las necesidades de la comunidad huarpe, en el marco del Plan de Acción Territorial Integral, se creó un consultorio de enfermería en un hospital que estaba vacío.

Las necesidades sanitarias de la comuidad huarpe fueron atendidas y solucionadas por el Ministerio de Salud.

Las necesidades sanitarias de la comuidad huarpe fueron atendidas y solucionadas por el Ministerio de Salud.

 “En materia de política sanitaria, los tiempos corren y mientras haya demora el que pierde es el paciente”, suele decir el ministro de Salud, Marcelo Riera; en consonancia con ello hace 15 días se reunió con la cacique del Pueblo Nación Huarpe, Pascuala Guakinchay, para escuchar las necesidades de la comunidad originaria que habita el noroeste de la provincia en el límite con Mendoza y San Juan.

Guakinchay no sólo fue recibida por el titular de la cartera sino que su comunidad consiguió que ATI fuera hasta el lugar donde vive la comunidad para constatar su realidad sanitaria.

“Visitamos a la comunidad huarpe, atendiendo el pedido del ministro, para dar solución a sus necesidades en materia de salud”, señaló el jefe del Programa Medicina del Interior, Pablo Díaz, y agregó: “La cacique nos contó que durante tres años pidió audiencia a los ministros de Salud anteriores y nunca fue recibida”.

Obra Pública terminó el hospital en suelo huarpe en 2014. Un predio de 675 metros cuadrados con 345 de ellos destinados al establecimiento sanitario. Salud lo recibió pero nunca lo puso en funcionamiento, es decir, jamás se lo equipó para que funcione como tal. Se compró el equipamiento pero los destinos de los mismos fueron otros.

“En el hospital no había absolutamente nada, la enfermera atendía en una silla y nada más, se lo abandonó de tal manera que se llueve”, explicó Díaz.

“Miembros de la comunidad -30 familias- nos ayudaron a instalar un consultorio de enfermería en un sector que se encuentra en buenas condiciones”, describió.

Medicina del Interior llevó escritorio, sillas, camilla y equiparon el armario -que estaba vacío- con elementos imprescindibles para un botiquín: guantes, tablas, collarines, bajalengua, estetoscopio, tensiómetro e insumos de primera necesidad: paracetamol, bromexina, ibuprofeno, alcohol, etc.

“Alguna vez recibieron al camión sanitario en forma asistencial, pero no dentro de una acción programada. Ahora ATI llegará con enfermero, médico y agente sanitario. Luego tendrán un médico que estará con ellos cada 15 días, será el mismo que visitará al pueblo ranquel, alternará una semana con cada uno de los pueblos originarios”, explicó Díaz.

Infraestructura Hospitalaria realizará además el mismo relevamiento que hiciera en otros hospitales que requirieron saneamiento estructural, por ejemplo el Hospital de La Toma y Cerro de la Cruz.

Hoy el pueblo huarpe viaja más de 70 kilómetros para ser atendido por un médico en el centro de atención primaria de salud de La Calera (próximamente también habrá un hospital allí). Salud viene trasformando la cultura del abandono por una gestión cercana a las necesidades de la población que incluya a todos los sectores de la sociedad.

El hospital en estado de abandono, será saneado estructuralmente por el Ministerio de Salud a través del Subprograma Infraestructura Hospitalaria.

El hospital en estado de abandono, será saneado estructuralmente por el Ministerio de Salud a través del Subprograma Infraestructura Hospitalaria.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Salud.

Corrección: Mariano Pennisi.