El anuncio fue realizado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá y tiene por objetivo beneficiar a los empleados públicos y a todos aquéllos que operen con la entidad bancaria, ya que establece la instalación de nuevos puntos de atención y cajeros automáticos en el territorio provincial. Prevé también la creación de líneas de crédito extraordinarias para el desendeudamiento de los agentes públicos, y otros beneficios para las empresas puntanas. En el mismo se establece además la posibilidad de rescindir el contrato entre las partes a partir del 15 de enero de 2017. “Es un alivio enorme porque estamos en una situación de tensión con el banco”, expresó el primer mandatario.

Con el objeto de salvaguardar los intereses de los puntanos, el gobernador anunció que la Provincia suscribió un acuerdo con el Banco Supervielle.

Con el objeto de salvaguardar los intereses de los puntanos, el gobernador anunció que la Provincia suscribió un acuerdo con el Banco Supervielle.

El anuncio de la firma del acuerdo suscripto ante la necesidad de salvaguardar el interés público, fue realizado por el gobernador durante una conferencia de prensa brindada en Terrazas del Portezuelo.

“Se firmó el pasado martes y próximamente se homologará. Es un alivio enorme porque estamos en una situación de tensión con el banco; nos libera de esta tensión y nos brinda la posibilidad de rescindir el contrato”, expresó el primer mandatario, y agregó que es “el resultado de varias reuniones y deliberaciones”.

“Habíamos planteado varios temas con el banco; uno era las retenciones que realizaba al momento del pago de los sueldos, y que nosotros consideramos que no se debe hacer con el sueldo que el Estado le paga al trabajador. El otro tema era la cuestión de las empresas que presentaban los certificados de obra pública, durante el gobierno anterior se acordó con la entidad que se podían descontar antes de la fecha y se empezó a pagar la obra a los 80 días, poniendo en rojo la cuenta corriente. Esto perjudicó enormemente a las empresas y a la provincia, porque se encontró con que había un quebranto de las empresas de más $1.500 millones”, dijo Rodríguez Saá.

“Se habló también de otras relaciones de la provincia con el banco. Por ejemplo la falta de cajeros y el hecho de que hay pueblos en donde la entidad no tiene presencia, y la provincia paga por esto”, agregó el gobernador.

En el documento se establece que cualquiera de las partes podrá rescindir el contrato sin expresión de causa a partir del 15 de enero de 2017: “Mientras tanto, se realizará un período de revisión, y durante el mismo el banco se llama a la obligación de cumplir una serie de acciones”.

Estas acciones, pensadas por el gobierno provincial en beneficio de los puntanos, fueron informadas por el gobernador y se refieren a la instalación y puesta en funcionamiento de 7 nuevos puntos de atención y 12 cajeros automáticos en lugares que la provincia determine, y la creación de líneas de crédito extraordinarias para el desendeudamiento de los empleados públicos que registren más de 90 días de mora, estas refinanciaciones de deuda, no podrán afectar más del 20% del salario mensual ni podrán debitarse antes del 2 de cada mes.

La entidad bancaria se compromete también a apoyar el desarrollo de las empresas puntanas, preferentemente pymes, mediante el otorgamiento de líneas de crédito con tasas y plazos preferenciales por un monto de cien millones de pesos, y la ejecución de programas de Responsabilidad Social Empresaria, acompañando las políticas de desarrollo provincial por la suma de siete millones de pesos.

Nota: Mariela Arrieta.

Foto: Marcelo Lacerda.

Video: Juan Moyano.

Edición: Fernando Testi.