Una cama de shock-room donde había una camilla para la asistencia de los pacientes ante una urgencia y una emergencia médica. Ese fue el reemplazo, entre otros equipamientos que no estaban operativos, en un hospital de complejidad 2 con internación. La herencia documentada del abandono en el cual estuvo Medicina del Interior durante estos cuatro años.

Una vieja camilla tenía el shock-room del Hospital Luján, además de falta de equipamiento adecuado para un nivel 2 de complejidad con internación.

Una vieja camilla tenía el shock-room del Hospital Luján, además de falta de equipamiento adecuado para un nivel 2 de complejidad con internación.

El Hospital de Luján es un establecimiento sanitario de nivel de complejidad 2 con internación, ésta lo habilita para que tenga, dentro de su estructura edilicia, distintas áreas operativas para la asistencia de pacientes: desde farmacia, diagnóstico por imagen radiológico, laboratorio, policonsultorios, área de admisión, internación y un área de alta sensibilidad y que está comunicada con la Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital San Luis a través del sistema ADO.

ADO no es una sigla, sino la coincidencia en la terminación de las acciones que se llevan a cabo durante el correcto traslado de los niños, como posicionado, hidratado, canalizado, intubado, estabilizado, ventilado, oxigenado e inmovilizado.

El sistema comunica al médico que asiste en Luján con el terapista que está de guardia en el hospital y permite que se interconecten los médicos y sea el médico de la Terapia quien asista al médico actuante en la localidad. Mientras tanto, la ambulancia pediátrica sale del Hospital San Luis en busca de ese paciente, devenido de una emergencia o una urgencia médica.

El shock-room es un área de atención especialmente diseñada para la reanimación y estabilización del paciente críticamente enfermo. El sector debería estar equipado con la mayor complejidad para el diagnóstico y tratamiento del paciente agudo grave. No era el caso del Hospital Luján.

“Nosotros encontramos el Hospital Luján sin cardiodesfibrilador, con modo AED no operativo. Lo pusimos operativo. Encontramos un monitor multiparamétrico embalado, lo desembalamos y lo colocamos operativo. Encontramos equipamiento aplicado al área de urgencia y emergencia médica denominado shock-room que es donde se atiende al paciente que llega con una demanda crítica, con una camilla que está documentada fotográficamente y lo que hemos hecho ahora, una vez puesto en funcionamiento cada uno de los aparatos mencionados, fue disponer de una cama de shock-room adaptada a los efectos de brindar la prestación de forma adecuada a cada uno de los pacientes que puedan ingresar, sean adultos o pediátricos al ámbito de la guardia del Hospital Lujan”, expresó el ministro de Salud, Marcelo Riera.

“Las dos fotografías demuestran lo que recibimos y lo que el Ministerio activamente está haciendo a través del Gobierno de la provincia para cambiar esta realidad del olvido y transformarla en justicia social para la población”, concluyó.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Jorge Scivetti.