Técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, autoridades de San Luis Agua y profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) visitaron este viernes los establecimientos “La Dulce” y “El Cóndor”, situados en la denominada “Cuenca baja”, entre Ruta Nacional N° 8 y Ruta Provincial N° 33. Durante el recorrido, se apreció de cerca la problemática de exceso hídrico que sufre la zona y se dialogó con los productores sobre las acciones impulsadas desde el Gobierno provincial a través de la Comisión de Emergencia Ambiental.

Con visitas a campo, San Luis trabaja para remediar la problemática en la Cuenca El Morro.

Con visitas a campo, San Luis trabaja para remediar la problemática en la Cuenca El Morro.

Muchas veces, las imágenes son una gran herramienta para tomar conciencia, por ejemplo, de una situación de emergencia. Aunque los detalles de una problemática se aprecian en su totalidad cuando se recorre el lugar en persona. Esta modalidad es la que adopta el Gobierno de San Luis para abordar la realidad que se vive en la Cuenca El Morro.

Este viernes, técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, autoridades de San Luis Agua y profesionales del INTA San Luis recorrieron los establecimientos “La Dulce” y “El Cóndor”, ubicados en la denominada “Cuenca baja”, entre Ruta Nacional N° 8 y Ruta Provincial N° 33. Allí, se apreció de cerca la problemática de exceso hídrico que sufre la zona y se dialogó con los productores sobre las acciones impulsadas desde el Gobierno provincial a través de la Comisión de Emergencia Ambiental.

Las buenas prácticas agrícolas para un correcto manejo del suelo y una intensa forestación por parte de los productores sobre la Cuenca El Morro aparecen como las acciones más fuertes para combatir esta emergencia ambiental. En este escenario se dialogó también sobre el papel que juegan las precipitaciones, que aparecen como el primer “enemigo” natural, causando el afloramiento de agua en diferentes campos en la zona de la “Cuenca baja”.

El técnico del INTA, Claudio Sáenz, se refirió a la metodología con la que el Gobierno de la provincia afronta esta problemática: “Es fundamental el trabajo conjunto que se plantea desde el Estado. En la Comisión de Emergencia Ambiental, el ministerio, San Luis Agua, la Universidad Nacional de San Luis y distintas instituciones aportan y colaboran en pos de solucionar la problemática que se vive en la Cuenca. Siempre es más fácil llegar a reparar este tipo de daños cuando hay un trabajo interinstitucional e interdisciplinario”.

El afloramiento de agua genera pequeñas lagunas en los campos, dejando inutilizable las tierras productivas.

El afloramiento de agua genera pequeñas lagunas en los campos, dejando inutilizable las tierras productivas.

La situación de los afectados

Carlos Erviti es veterinario y está a cargo del establecimiento “La Dulce”, que tiene una extensión de 910 hectáreas y pertenece a la Colonia “Los Manantiales”. Allí, una parte del terreno -que hasta el momento no ha sufrido daños- está destinado a un centro de embriones equinos. Mientras que el campo utilizado para la producción agrícola está siendo afectado por la problemática de exceso hídrico.

“Se compró el campo que era del productor Dayta, que son 350 hectáreas. Con todo este problema perdimos 170 hectáreas, que se transformaron en lagunas, arroyos, embanques, vertientes, y donde el suelo cada vez se parece más a una arena movediza”, detalló Erviti.

Si bien la situación es compleja, el encargado del campo destaca el apoyo permanente del Gobierno provincial. “Este tipo de visitas nos da tranquilidad a la hora de pensar en el futuro de la empresa. Ver que no estamos solos en esta lucha nos lleva a decir ‘quedémonos acá y saquemos adelante el campo’”, reconoció.

Por otra parte, el responsable del campo “El Cóndor”, Roberto Rodríguez, se refirió a la problemática con la que lucha diariamente en su establecimiento. Es tan preocupante la situación de exceso hídrico en esta zona, que de 500 hectáreas, 390 quedaron inutilizadas. “En el terreno que podemos trabajar tenemos algunas vacas y hacemos agricultura y alfalfa”, contó el productor.

Finalmente hizo alusión al trabajo conjunto que llevan adelante las diferentes entidades involucradas para remediar la situación: “La intención de ambas partes está, esperemos que también la naturaleza nos acompañe. Es esperanzador que se trabaje en el tema. Con voluntad y trabajo de todos podemos llegar a una solución”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.